Amaral, «Salto al color»

Eva Amaral y Juan Aguirre han regresado con su octavo disco de estudio, Salto al color. Siempre fiables pero también variando su sonido en los últimos discos, Amaral presentan un disco luminoso con una fuerte presencia de sonidos más electrónicos, menos guitarras y una veta más vinculada al Folklore que se observa en algunas canciones y que les queda muy bien. Si el sonido más electrónico se apuntaba claramente en Nocturnal (2015), un gran disco pero que se mantenía en sus parámetros más del Pop Rock y con un tono épico en algunas canciones, Salto al color es un paso más allá. Y lo expresan hasta en el diseño del disco, fantástico, muy colorido lo cual contrasta con el blanco y negro, más negro, de Nocturnal. A mí Nocturnal me parece un muy buen disco y Salto al color pretende seguir esa senda aunque de forma más electrónica, como hemos señalado, con una mayor presencia de las programaciones. Posiblemente se quede en un escalón por debajo, aunque tampoco se encuentra en el disco ningún momento irregular o canciones que desentonen. Además, las letras funcionan, en algunas ocasiones son más explícitas, en otras más crípticas.

El comienzo sorprende con una breve canción en gallego, acompañados de la flauta de Carlos Núñez, «Ondas do mar de Vigo» te va meciendo para contrastar en parte con el tono del disco. «Mares igual que tú» tiene sonidos orientales y bases electrónicas más sutiles. Estas se hacen más evidentes en «Señales», letra más interpretable para una canción de las más electrónicas del disco. En «Nuestro tiempo» no dejan el tono del disco pero sí que es cierto que aparecen las señas de identidad más claras de Amaral, hay un punto de dramatismo pero luego en el estribillo se lanzan y juegan con el contraste entre las bases electrónicas y las cuerdas. Por su parte, «Bien alta la mirada» se escora casi a lo que se denominaba «World Music» aunque no deja de ser una canción Pop en la que destaca la interpretación de Eva Amaral, la cual es intensificada en «Peces de colores», un medio tiempo muy intenso.

«Tambores para la rebelión» tiene un sonido más festivo aunque la letra es más dura, de nuevo tiene los elementos clásicos del sonido de Amaral y seguramente se convertirá en uno de los hits del disco y de las canciones más coreadas en sus conciertos. En «Soledad» adoptan un tono más folklórico, casi siguiendo a Rozalén aunque siempre ha estado ahí en Amaral, una canción más intimista, desnuda. «Juguetes rotos» será otra de las grandes canciones del disco, tiene mucha fuerza y un estribillo combativo, también interpretable, con las bases electrónicas de nuevo. «Ruido» regresa al contraste entre la base electrónica y la voz de Eva Amaral, esquema similar se observa en «Lluvia», canción más conseguida que la anterior. «Entre la multitud» tiene un sonido más ambiental y electrónico, con una letra muy de Amaral y con una presencia destacada de una guitarra sutil. El final es para «Halconera», en la que vuelve a colaborar Carlos Núñez, retorno a los sonidos más folklóricos que enlaza con el sonido de la primera canción del disco.

Amaral siguen mostrando una trayectoria fiable y haciendo discos interesantes, corriendo riesgos también. Siguen estando los estribillos potentes y la voz de Eva Amaral sigue siendo infalible. Las canciones mantienen el nivel habitual y continúan evolucionando en sus letras, aunque a veces parecen enredarse. Y muy interesantes esas canciones de tono más folklórico, canciones que apuntalan una línea que siempre ha estado ahí. Seguiremos disfrutando de este Salto al color, uno de los discos españoles de la temporada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.