Black Rivers, ‘Black Rivers’

23 Feb

índice

Mientras el futuro de Doves permanece en el aire desde que publicaran su último trabajo allá por 2009, sus tres componentes se centran en diversificar sus proyectos. Si el pasado año era su vocalista principal Jimmy Goodwin quien debutaba en solitario, en esta ocasión les toca estrenar banda a los gemelos Andy y Jezz Williams. Continuador de un reconocible sonido para quien conozca su trayectoria, el disco no contiene grandes experimentos; son canciones en su mayoría tranquilas e influenciadas por el soul y el pop electrónico en las que los hermanos alternan el papel vocalista. Si bien la energía se presiente a través de las profundas percusiones y potentes líneas de bajo, el disco no destaca por sus guitarras ni por los sonidos orgánicos que tan bien desarrollaron en sus proyectos anteriores y que aquí son ocasionales, sino que parecen decantarse por sonidos más ambientales y electrónicos.

La primera canción Diamond Days es un agradable y falso indicio de lo que vendrá después; sus guitarras diáfanas son una excepción en la línea general del disco que en The Ship comienza a decantarse por la electrónica ochentera rozando los sonidos new age. Recupera las guitarras el medio tiempo de The Forest, acelerado en su estribillo, antes de la instrumental Harbour Lights. El pop clásico de Voyager 1 insiste en la electrónica y el protagonismo del bajo. El inicio de The Wind That Shakes The Barley nos remite a los Chemical Brothers para después ir creciendo sobre unas profundas percusiones que persisten en su protagonismo junto a los veloces sintetizadores en Age Of Innocence. El cierre lo ponen la pieza más orgánica del disco que es Coral Sea, sustentada en las cuerdas y la batería, y la calma fiel a su título de Deep River Run Quiet.

Como si hubieran sufrido una madura regresión a sus inicios dance con Sub Sub, los hermanos Williams entregan un variado pero homogéneo trabajo en el que predomina una electrónica cálida, casi ambiental, y que no se aleja demasiado del elaborado pop-rock que han desarrollado siempre. A falta de la formación completa de los añorados Doves, y en la esperanza de que esto no sea sino un entremés previo a una próxima reunión, nos quedamos con la satisfacción de escuchar nuevo material de estos talentosos músicos con el que se rompe un prolongado silencio aunque al mismo tiempo nos despierte las ganas de más y mejor.

Leave a Reply

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Losrestosdelconcierto