Calexico, ‘The Thread that Keeps Us’

12 Feb

Inconfundibles y sugerentes, los paisajes que pinta Calexico siguen ubicándose en el terreno común de la frontera, un terreno (por desgracia) más presente que nunca en la realidad actual, sobre todo en la norteamericana. Cada vez menos instrumentales y más cercanos a los cánones pop e incluso rock, con las habituales incursiones latinas y jazzeras, Burns y Convertino continúan rodeándose de músicos de primera (entre ellos de nuevo Jairo Zavala ‘Depedro’, que nos visitará en el próximo MUWI) y cuidando al detalle su sonido elegante y diáfano en el que en esta ocasión integran un ligero y premeditado descuido, resultado de una captura más inmediata como ellos mismos han explicado, y una energía en ciertos pasajes que hasta ahora no habían ejercitado demasiado.

Han pasado más de veinte años desde que abandonaran la sección rítmica de Giant Sand para formar un proyecto propio que, en su ya extenso recorrido, ha atravesado diferentes estados de forma y que parece haber consolidado una nueva etapa desde los excelentes ‘Algiers’ (2012) y ‘Edge of the Sun’ (2015). Además de los paisajes melancólicos y aislados que acostumbran a sugerir (el influjo de Edward Hopper está también presente en las ilustraciones del libreto) este trabajo añade una rabia y un romanticismo que lo agitan o, simplemente, lo adaptan a unas nuevas circunstancias tanto personales como sociopolíticas.

La energía de las guitarras y el espíritu rock de End of the World with You abren con brillantez el disco junto a los primeros vientos latinos, llenos de ritmo y sugerencia, de Voices in the Field y la alternancia de la emoción guitarrera y el ritmo urgente en Bridge to Nowhere para completar un excelente terceto inicial. Under the Wheels es un original ska suavizado con ritmos cálidos que precede a The Town & Miss Lorraine, entrañable composición de sabor añejo. Escrita e interpretada junto a Depedro, Flores y Tamales introduce un indudable sabor latino; le siguen Another Space, innovadora pieza a la que teclados y bajo aportan un atractivo groove, y Unconditional Waltz, una escueta caricia en forma de vals, algo ya habitual de sus listados.

Tras Girl in the Forest, canción sencilla que recuerda a sus colaboraciones con Iron & Wine, llega Eyes Wide Awake, rabiosa y desgarradora que rompe la tónica a base de distorsión y un emocionante cierre que, junto a las tinieblas rockeras de Dead in the Water, compone el dúo más eléctrico y ruidoso. Tras el paisaje seco al que evoca Shortboard llegan la suave y sugerente Thrown to the Wild (¿con ecos de Morricone?) y el romántico y emocionante colofón de Music Box.

En este nuevo trabajo, una vez más, la suave voz de Joey Burns y el cuidado sonido (en esta ocasión algo más crudo e inmediato) de la banda de Tucson transmiten una necesaria calma y nos invitan a un baile relajado y placentero, con los sobresaltos justos para esquivar la monotonía y una mayoría de aciertos que prolongan el estado de gracia de sus últimos discos.

Tags: , , ,

Leave a Reply

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Losrestosdelconcierto