Archive for the ‘Colaboraciones’ Category

“This Mess We’re in” o cómo PJ Harvey reclutó a Thom Yorke


19 Jul

Incluida en uno de los más exitosos álbumes de Polly Jean Harvey, un “Stories from the City, Stories from the Sea” que posiblemente sea el más accesible de su carrera, esta colaboración se producía en el año 2000, cuando ambos músicos coronaban la cúspide de sus carreras.

Para la Harvey se trataba ya del sexto disco de una carrera bendecida por la crítica desde su debut en 1992 con “Dry”, y su constante reinvención deparaba en esta ocasión un rock menos distante que le ofrecería la posibilidad de sonar en medios más convencionales con canciones como Good Fortune, A Place Called Home, The Whores Hustle and the Hustlers Whore o This Is Love. Por su parte Thom Yorke, que participaría también en los coros y teclados de otros temas, reinaba sin paliativos en la escena independiente desde que en 1997 Radiohead publicaran “Ok Computer” y se disponía a publicar “Kid A”, su esperada y rupturista continuación en el mes de octubre de ese mismo año.

En su disco más pop, como ella misma lo definiría, con un sonido más limpio pero conservando la aspereza habitual de su música, rítmico y guitarrero, la británica narraba la ruptura de una relación a través de este dueto. “This Mess We’re In” se sostiene en la guitarra pero también en destacados ritmos y teclados y la voz de Yorke es protagonista hasta la parte final en la que se le une la alocución de Harvey, que también se encarga de los coros. Un perfecto complemento a la altura de los hits de un disco fantástico.

Hip Hop y Rock se unen con “Walk This Way”


09 Jul

La unión del Rock con el emergente Hip Hop tendrá uno de sus primeros momentos con la versión de “Walk This Way” que grabaron Run-D.M.C. con Steven Tyler y Joe Perry en 1986, y bajo la producción de Rick Rubin y Russell Simmons, un hecho prácticamente insólito hasta la fecha. Pero, antes hay que contextualizarlo. El Hip Hop y el Rap llevaban un ascenso imparable en esa década de los ochenta a la par que llegaban a públicos más amplios. Run-D.M.C. provenía de Queens (New York) y habían debutado en 1984 aunque su consagración llegaría con su disco de 1986 Raising Hell donde estaba el tema “My Adidas”. Rubin, tipo listo, les había puesto durante la grabación del disco a los integrantes de Run-D.M.C., Joseph Simmons y Darryl McDaniels, el Toys in the Attic (1975), los cuales lo desconocían, y tomaron el “Walk This Way”, uno de los himnos de Aerosmith de los setenta. Mientras tanto, Aerosmith habían pasado su travesía del desierto desde finales de los setenta hasta mediados de los ochenta, y es que esas épocas muy duras, la mala vida, habían tenido como consecuencia la salida de Perry y Brad Whitford de Aerosmith y la grabación de discos flojos. En 1985 había regresado la formación clásica con el irrelevante Done With Mirrors, así que la llamada a Tyler y Perry para colaborar en la versión del “Walk This Way” fue determinante para poner de nuevo a Aerosmith en el mapa.

Hay que partir de la base de que “Walk This Way” es un tema tremendo, ese comienzo ya vale mucho, son unos Aerosmith en la cima de su sonido, una canción con unos riffs de guitarras potentísimos y un Tyler desgañitándose. La unión de Run-D.M.C. y Tyler y Perry mantuvo la estructura de la canción, con los dos integrantes de Aerosmith clonando sus partes más características, pero Run-D.M.C. incorporaron esos fraseados que encajaban perfectamente junto con los sampleados del tema. Fue un éxito y puso de manifiesto que esa unión entre Rock y Hip Hop era muy viable. Además, estamos en los primeros años de la MTV y el vídeo también tuvo mucha repercusión, aunque del vídeo también habría mucho que hablar aunque eran los ochenta. La carrera de Aerosmith remontó ya en 1987 con el disco Permanent Vacation y, especialmente, Pump (1989), pero no cabe duda que la versión del “Walk This Way” los redescubrió para una parte del público que, o bien los había olvidado o no los había conocido. Por su parte, la carrera de Run-D.M.C., que alcanzó su punto más alto con ese disco de 1986, fue para abajo a la vez que nuevos nombres surgían en el Hip Hop, aunque siempre han sido considerados unos clásicos del género. “Walk This Way” en versión Run-D.M.C. con Tyler y Perry, un momento muy divertido.

Queen y David Bowie lo bordan con “Under Pressure”


03 Jul

Pongámonos en perspectiva, año 1981, dos colosos de la música de los setenta han entrado en los ochenta con muchas dudas, y lo que vendrá. Por un lado, Queen, que han facturado grandes hits aunque no se han ganado el respeto de la crítica. Jazz (1978) era excesivo pero tenía aciertos; en The Game (1980) parecía que apuntaban algo con “Crazy Little Thing Called Love” y “Another One Bites the Dust”, dos de sus clásicos, sin olvidar el ampulosidad marca de la casa de “Save Me”. Pero en ese mismo 1980 se pegan un batacazo grande con la banda sonora de Flash Gordon. Pero lo peor estaba por llegar, su peor disco, un Hot Space (1982) en el que hacen un batiburrillo que no funciona para nada. David Bowie, por su parte, venía de la trilogía berlinesa de finales de los setenta y todavía arrastraría el tirón con Scary Monsters (and Super Creeds) (1980), pero ya en los ochenta iría por otros derroteros, abrazando sonidos más Pop e incluso dance y electrónico. En principio, parecía una unión un tanto extraña, un Bowie que era un icono de la música y unos Queen que iban dando bandazos. Pero hicieron una gran canción, un clásico imperecedero.

Todo en la canción funciona, incluso no es una canción que no ha sufrido los rigores del paso del tiempo ni del agotamiento por sobrexposición, como les ha pasado a otros temas de Queen (“I Want to Break Free”, “We Will Rock You”, “We Are the Champions” o la sobrevaloradísima “Radio Ga Ga”). “Under Pressure” es un tema que se escora más hacia Queen pero el juego entre las voces de Freddie Mercury y David Bowie es espectacular. Donde Mercury es toda exuberancia, Bowie es contención. Yo siempre preferí la parte de Bowie aunque reconozco que Mercury se sale, tirando de todo su repertorio incluido el falsete. La música va de menos a más, aunque no las voces, hasta esa explosión épica del final, con el resto de los integrantes de Queen jugando sus cartas: John Deacon y su bajo, siempre discreto en un segundo plano pero fundamental; Brian May eficaz y pirotécnico pero más contenido que en otros temas; y Roger Taylor con su eficacia a la batería. Pero, de toda la canción, hay que destacar también ese comienzo, con esa base del bajo y la discusión entre si fue creada por Deacon o por Bowie. Ese inicio se convirtió en un signo inconfundible. La letra juega con varios conceptos, especialmente el del amor, pero parece ir más allá, algo más general, y puede aplicarse en diferentes ámbitos.

El tema fue todo un número 1 en Reino Unido pero la carrera tanto de Bowie como de Queen iría por otros derroteros. Si el primero se fue perdiendo en los ochenta, aunque siempre dejando gotas de calidad, los segundos apostarían por el Rock Pop épico de estadio y eso les restaría mucha legitimidad. “Under Pressure” fue un gran tema de Queen y Bowie, al que los segundos le sacaron más partido ya que siempre sería identificado en mayor medida con ellos, pero el toque de Bowie era el toque de Bowie.

Los Restos Del Concierto

Porque no todos oímos lo mismo