Dave Grohl, los Foo Fighters o el amigo inesperado (y II)

Habíamos dejado a los Foo Fighters creciendo en el mundo del rock, el cual comenzaba a dar síntomas de la crisis que se le avecinaba, como al conjunto de la música. Eran los años del «nu metal» (Linkin Park, System Of A Down, etc.), del comienzo del «americana» (Wilco, Ryan Adams, etc.), y también de la recuperación de sonidos cercanos al «garage rock» (The White Stripes, The Strokes). Ninguno de ellos se convertiría en hegemónico, y la escena comenzaría una irreparable fragmentación, con sus virtudes y defectos. Pero, para ese momento, Foo Fighters ya se habían ganado un hueco en la escena mainstream. Además, Dave no paraba de colaborar con amigos en otros proyectos, siendo el más reconocido su participación en el grupo liderado por Josh Homme Queens Of The Stone Age. Grohl se incorporó al proyecto para grabar el disco de 2002 «Songs for the Deaf», y el sonido stoner del que Homme ya había hecho gala en Kyuss, tendría su repercusión en el posterior trabajo de los Foo Fighters.

A finales de 2002 estaba en la calle «One by One», cuarto disco de estudio de la banda, un giro hacia guitarras aún más crudas, y con Chris Shiflett ya consolidado como el guitarrista solista. Además, en el disco colaboraron Brian May y Krist Novoselic. Este nuevo trabajo les llevó de nuevo al número 3 del Billboard americano, así como al número 1 en Reino Unido, Australia e Irlanda, consiguiendo en 2004 el Grammy al mejor disco de Rock. El disco, más crudo, nos ofrecía de nuevo un escenario similar a los anteriores de Foo Fighters: unos singles potentes y un conjunto notable, pero que se resentía en la comparación con los hits. Canciones como «All My Life», «Low» o la contundente, y en mi opinión uno de sus mejores temas de siempre, «Times Like These». A pesar de los problemas con las drogas de Hawkins, que en 2001 le dieron un gran susto, Foo Fighters crecían cada vez más en directo, confirmando una de sus señas de identidad.

Y llegamos a 2005 cuando publican «In Your Honor», un disco doble con una primera parte rockera, el tradicional disco de Foo Fighters, y una segunda más melódica y acústica. Fue una decisión arriesgada la de Dave y compañía. Lo mejor de «In Your Honor» es que ofrece la mejor canción de Foo Fighters, «Best Of You», todo un himno con una letra desgarradora, una canción que refleja como ninguna a la banda.

En el disco colaboraron además Josh Homme, John Paul Jones y Norah Jones. Mientras que el primer disco funciona, con temas como «No Way Out» o «DOA», el segundo se resiente más. De nuevo, Foo Fighters alcanzaron el 2 en el Billboard y en Reino Unido, convirtiéndose en uno de los discos más vendidos de la banda. Además, en los conciertos acústicos reincorporaban a Pat Smear, una noticia muy apreciada por los fans más tradicionales del grupo. En 2006 publicaron el típico disco de versiones acústicas de sus grandes canciones en directo, «Skin and Bones», que pasó sin pena ni gloria.

A estas alturas, la deriva de Foo Fighters resultaba peligrosa. A pesar de sus grandes hits y de haberse situado en la primera línea del maltrecho rock, generaban dudas. Y el disco de 2007, «Echoes, Silencia, Patience & Grace», lo iba a confirmar. Podemos afirmar que está entre lo más flojo de su carrera, a pesar del atronador y grandioso comienzo del disco con «The Pretender». Ese single le daría a Foo Fighters curiosamente su primer número 1 en el Billboard americano, así como en Reino Unido, Australia, Canadá, etc. El disco también nos regalaría uno de los vídeos más delirantes de los grabados por Grohl y compañía, con un impagable Dave: «Long Road To Ruin»

Pero, a pesar de nuevo a los singles, el disco no destacaba. Muy consolidados en directo, Foo Fighters publicaron en 2009 el consabido «Greatest Hits» de turno, en este caso incontestable. Ese mismo año, Dave Grohl volvió a la batería en un proyecto con sus amigos Josh Homme y John Paul Jones: Them Crooked Vultures. El disco homónimo contaba con un sonido más duro, en la línea del stoner de Homme, y fue bien acogido por crítica y público.

Y llegamos a 2011. Para entonces, ¿qué se podía esperar de un nuevo disco de Foo Fighters?, pues yo la repetición del mismo esquema de singles potentes y discos cada vez más irregulares. La primera sorpresa fue la reincorporación definitiva de Pat Smear a la formación. Una gran noticia que abría el debate sobre la posición de Shiflett, que se confirmó como guitarrista solista, pasando Smear a la rítmica.

Y, cuando no esperábamos mucho, llegó el gran disco de Foo Fighters. Sin un grandísimo hit de los habituales, «Wasting Light» cuenta con una coherencia y una calidad global que lo convierten en el mejor trabajo de Foo Fighters. Hay de todo, desde grandes canciones de rock («Rope», «Bridge Burning», «Dear Rosemary»…), pasando por sonidos más duros («White Limo»), hasta temas más comerciales como puede ser la destacada «These days». Y el resto de las canciones no se quedan atrás. En todo caso, la más floja sería «I Should Have Known», en la que participa Krist Novoselic y que trata de Kurt Cobain. Un vínculo con el pasado que también aparece con la presencia en la producción de Butch Vig, responsable de «Nevermind». Y dejan para el final la mejor canción del disco, bajo mi punto de vista: «Walk». Este vitalista tema te sorprende cuando va concluyendo el largo, con sus guitarras y su melodía. A la canción le acompañó otro destacado vídeo en el que Grohl emula al Michael Douglas de «Un día de furia», pero bajo la mirada divertida e irónica de Foo Fighters.

El disco fue un gran éxito de crítica y público. Alcanzó el número 1 en EEUU, Reino Unido y otros muchos países. Así, y con la triunfal gira posterior, Foo Fighters se confirmaban como una de las pocas grandísimas bandas de rock de estadio que quedan. El reciente anuncio de la retirada de Foo Fighters de la acción es una mala noticia ya que nos deja un poco huérfanos. Grohl y los suyos habían desarrollado un camino coherente y digno hasta situarse en lo más alto. Esperemos que este descanso no sea muy largo, y estamos seguro que Dave Grohl no va a pararse quieto. Si tenéis tiempo, os aconsejamos disfrutar de su directo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.