«Escuela de calor. El directo de Radio Futura», un clásico de la última etapa de Radio Futura

Hace tres décadas, Radio Futura publicaron un disco en directo que muchos recordamos porque fue también la forma de introducirnos en el mundo de Radio Futura en nuestra adolescencias. Escueladecalor. El directo de Radio Futura era un trabajo que venía a resumir la acelerada carrera de Santiago y Luis Auserón y Enrique Sierra, que habían pasado de ser referentes de la «Movida» y de la modernidad con Música moderna (1980) y el adictivo «Enamorado de la moda juvenil» a transformarse en referentes de la música popular española de los ochenta. Se tomaron cuatro años para publicar el clásico La ley del desierto/La ley del mar (1984), enlazando luego con De un país en llamas (1985) y La canción de Juan Perro (1987). Fue una trilogía que les otorgaría su prestigio y que cerrarían con el directo que nos ocupa hoy, grabado en Valencia en 1988 y que contó con Javier Monforte a las guitarras, Pedro Navarrete a los teclados y Óscar Quesada a la batería. Es un disco corto, once canciones, que recogen sus clásicos más relevantes de esos tres discos y que también van mostrando la evolución de la banda hacia otros sonidos, especialmente aquí el Reggae y ciertas bases latinas que luego explotarían en sus últimos años, y no les quedaban muchos, en 1992 vendría su separación. Pero, como decíamos, este directo nos sirvió a muchos para profundizar en la discografía de unos Radio Futura que ya atesoraban canciones que estaban en la cultura popular como «El tonto Simón», «Escuela de calor» y «La estatua del jardín botánico».

El disco se abría con «Escuela de calor», que fue el single del disco y del que recuerdo sus imágenes, poco que decir de este clásico de la música popular española. Como en el resto del disco, el tema se aceleraba y las guitarras tenían un gran peso. En «Han caído los dos» adoptaban un tempo más sinuoso aunque no dejaban de lado la fuerza del directo, mientras que en «A cara o cruz» destacaban las guitarras y los cambios durante la canción, así como el toque del órgano. «En el chino» incidían en las guitarras y los teclados» y en «Luna de agosto» también se producía una aceleración del tempo con respecto a la grabación original. «El tonto Simón» era, sin duda alguna», una de las canciones más populares de Radio Futura y en ella apuestan por un toque Reggae, aunque a lo largo de la canción van jugando con las guitarras y destaca ese final más rumbero sin olvidar la presencia de la armónica.

La segunda parte del disco comenzaba con «No tocarte» en la que apuestan por un desplazamiento hacia el Rock. Por su parte, en «El canto del gallo» regresan al Reggae y también a los sonidos a los que iría derivando posteriormente Radio Futura, esa apertura a influencias más latinas. En este disco, ese hecho se constata con la gran interpretación que hacen de una «Semilla negra» que tendría su reinterpretación en el último disco de la banda, Tierra para bailar (1992). En «Paseo con la negra flor» se van por encima de los siete minutos, haciendo gala del eclecticismo pero también de nuevo hay una presencia de esa cadencia Reggae. El cierre es para otro gran clásico del grupo, «La estatua de Jardín Botánico», que publicaron en 1982 como single y que bebía de los sonidos Pop de la época y de la Nueva Ola, una canción rupturista en su momento y que en este directo no se deja de lado su dramatismo aunque no es menos cierto que en la instrumentación hay más aceleración y contundencia, aunque la voz de Auserón sigue otorgándole ese punto original.

A Escueladecalor se le puede achacar su reducido número de canciones, once, para lo que es un disco en directo. Es un trabajo basado en sus dos discos anteriores, tanto De un país en llamas como La canción de Juan Perro aportan cuatro canciones cada uno, por dos de La ley del desierto/La ley del mar, junto a la ya mencionada «La estatua del Jardín Botánico». Recuerdo haberme comprado aquella casete y disfrutar de un disco que me acercó al mundo de Radio Futura. El año siguiente, 1990, llegaría Veneno en la piel, otro clásico en el que ahondarían en los sonidos latinos mezclados con el Rock y el Pop y que traería hits como la propia «Veneno en la piel», «Corazón de tiza» o «El amigo desconocido». Pero a Radio Futura le quedaba poco tiempo, el disco de Tierra para bailar contaba con versiones y remezclas y, a partir de ahí, cada uno por su lado, con Santiago Auserón apostando claramente por sonidos más latinos ya como Juan Perro; con recopilaciones (destaca la de 2004, Paisajes eléctricos, en mi opinión muy completa y documentada) y homenajes en forma de versiones; proyectos comunes de los hermanos Auserón que no llegaron muy lejos; etc. Obviamente, también hay que destacar el fallecimiento de Enrique Sierra en 2012.

Escueladecalor. El directo de Radio Futura es una forma de recordar la trascendencia de una de las formaciones fundamentales de la música española. Un disco corto, muy corto, pero que es el testimonio de una época, en la que Radio Futura estaban en la primera línea de la música española. Su temprana separación, hablamos de poco más de una década de carrera, les permitió mantener intacto su prestigio. Siempre nos quedarán sus grandes canciones, que siguen manteniendo su vigencia e impronta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.