Freedonia, ‘Shenobi’

04 Sep

Había muchas ganas del tercer disco de una de las bandas de Soul más importantes de España, Freedonia. Ya reseñamos en su momento el fascinante segundo disco de la numerosa formación madrileña, Dignity and Freedom. Shenobi incide en las señas de identidad de Freedonia, unos músicos excepcionales que funcionan como un conjunto engrasado y la poderosa voz de Maika Sitté. En esta ocasión, Freedonia han ido un paso más allá. A través de una campaña de crowfunding, la banda logró implicar a más de setecientas personas en la financiación de este proyecto, un disco doble grabado de nuevo en analógico, lo que se transmite en el sonido impecable. Veinte canciones que tienen como hilo argumental la libertad de la mujer. Es un disco menos festivo que los dos anteriores, posiblemente el punto Funk de la banda queda en un segundo plano aunque también aparece. De entre los veinte temas del disco, la mayoría son medios tiempos crecientes de Soul clásico que te llegan muy dentro. Es un trabajo que entra a las primeras de cambio y que funciona como un conjunto.

El comienzo de la primera parte, titulada ‘The Dawn’, es para el instrumental ‘Origen’ que marcará en parte la pauta, muy de los setenta, con ese órgano Hammond, ese punto de la guitarra española y luego el final con la sección de viento entrando a todo trapo. ‘Re-Evolution’ es una canción fascinante, la intensidad del conjunto, la voz de Sitté, y ese final tan intenso con el saxofón…tremendo. ‘Still Here’ es otro interludio instrumental, muy breve, que da paso a otro tema que va manteniendo el nivel, ‘Hopes and Dreams’, épico e intenso, muy Soul, y un estribillo maravilloso. En ‘Nekope’ dan un giro, introducen ritmos africanos que combinan con sonidos más Funk, arrollando en la segunda parte de la canción. El cierre de la primera parte es para ‘Planète Imaginarie’, otro tema instrumental.

La segunda parte se titula ‘The Town’, con ‘Long Time to Take’ como medio tiempo que mantiene las señas de identidad del disco, destacando la sección de vientos y la guitarra. ‘Fight Your Fate!’ es un tema instrumental donde el protagonismo lo toma la armónica y el órgano Hammond, con un final en el que vuelve a destacar la sección de viento. ‘No One Can Be Left Behind’ es una de mis canciones favoritas de todo Shenobila épica y la intensidad llevada más allá y con una gran personalidad. En ‘La Memoria de los Olvidados’ vuelven a marcarse un tema instrumental mientras que ‘My World’ comienza de forma pausada, con la voz de Sitté de nuevo sobresaliente, y para el final vuelven a darle la primea línea a los vientos.

‘Shenobi’ es la tercera parte cuyo comienzo es el instrumental ‘Shenobi’ que es un tema muy de los setenta, una canción extensa y muy interesante. ‘Join Me’ es otro gran tema, sin bajarse de la intensidad del disco. ‘Soma’ es un breve instrumental y ‘I Lose My Head’ es otra de las grandes canciones del disco, esa percusión del comienzo en la lejanía, es más vital y menos épica que el resto. ‘Do People Mean Nothing?’ cierra la tercera parte, siendo de nuevo un instrumental pero en este caso al piano desnudo.

El final, ‘At the Gates’, culmina el disco con cuatro temas, dos de ellos de nuevo instrumentales, el de apertura y el de cierre. ‘Tannhüser’ retorna de nuevo al Soul de los setenta y la incorporación de la flauta es un gran acierto. ‘The Fear Is Gone’ repite el esquema, ese comienzo contenido que está muy bien para acelerar en una segunda parte. Y no se bajan del patrón en ‘Last Answer’, que también es otra de las grandes canciones de Shenobi, el órgano destacando, así como el registro vocal de Sitté. ‘The Rising’ pone el punto final a más de una hora de intenso y épico Soul.

Freedonia se han confirmado de nuevo con Shenobi, un trabajo poderoso y que es para enmarcar. La apuesta era importante, un disco doble, pero nunca te cansas y vas descubriendo matices en la calidad de unos músicos que tenemos muchas ganas de ver en directo por estas tierras.

 

Tags: , ,

Leave a Reply

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Los Restos Del Concierto

Porque no todos oímos lo mismo