Spiritualized, «And Nothing Hurt»

Un Jason Pierce recuperado, al fin sano y sorprendentemente optimista, regresa con su banda para reactivar los elogios que acostumbra a cosechar desde aquel «Ladies and Gentlemen We Are Floating in Space» (1997) con el que agigantaba su ya destacada carrera junto a Peter Kember al frente de Spacemen 3. Seis años después de «Sweet Heart, Sweet Light» vuelven con otro excelente trabajo, uno de los mejores que han grabado hasta la fecha y que contiene alguna de sus mejores canciones en años, sin salirse de la habitual mixtura en la que tienen cabida desde el jazz hasta el soul o la psicodelia y por supuesto el rock & roll, en una estructura de apariencia conocida y de resultados probados y más que vigentes.

Como un Dylan eléctrico, metálico y británico, marginada la enfermedad que tan amenudo le ha acechado y que tantas de sus canciones ha protagonizado, Pierce por fin canta al amor y la vida con sus habituales elegancia y desmesura y vuelve a generar el resabor de la emoción intemporal que proporciona la herencia clásica. De nuevo adornado con gusto e intensidad, con bellísimos arreglos orquestales, lo abre A Perfect Miracle, un rock denso que progresa hasta el bello y agreste apoteosis de vientos y cuerdas antes de que la lograda y cuidada crudeza de I’m Your Man, cima del disco y una de las más redondas piezas de su carrera, muestre una vía al soul del XXI. Here It Comes (The Road) Let’s Go y Let’s Dance suenan suaves y románticas, brillantes en sus arreglos y coros antes de que reaparezca el rock grave y directo en On the Sunshine, gloriosa amalgama de coros, vientos y electricidad. Entrega la correspondiente ración de lamentos en la delicada Damaged, que culmina con una instrumentación bella y emocionante, a la que sigue el ágil y eléctrico blues de desbocado cierre, harmónica y bajo al frente, de The Morning After antes de concluir en clave de nuevo romántica con más belleza en las sutiles emociones de The Prize y Sail On Through.

Probablemente estemos ante uno de los discos del año, a buen seguro con alguna de las mejores canciones de este 2018, y lo mejor de Pierce y compañía desde la publicación hace veintiún años de su disco insignia. Más optimistas que nunca, al margen de hospitales y medicaciones, estos bríos renuevan el impulso de una carrera siempre al límite de la reiteración pero que sabe muy bien cómo mantener el componente excitante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.