Tweedy, ‘Sukierae’

09 Oct

sukierae

Jeff Tweedy debuta en solitario después de más de treinta años de carrera musical y lo hace contracorriente con este doble álbum en el que interpreta todos los instrumentos excepto las percusiones reservadas para su hijo Spencer de dieciocho años. Golpeado por la vida antes y durante la grabación en forma de los fallecimientos de su madre y hermano y la posterior detección de un linfoma a su esposa Sue (cuyo sobrenombre Sukie Rae da nombre al disco), Tweedy se sincera en estas veinte canciones divididas en dos discos conceptualmente diferenciados: el primero es más crudo y el segundo suena más desnudo, aunque sobre el terreno las diferencias sean menores.

Aparcado Wilco y sus excelentes compañeros de viaje Jeff Tweedy apenas se apoya en las excelentes cualidades como percusionista de su hijo Spencer Tweedy y el acompañamiento al piano de Scott McCaughey y a los coros de Jess Wolfe y Holly Laessig para entregar una variada colección de canciones marcada por unas letras introspectivas y nostálgicas que Tweedy arregla con austeridad pero que suenan con la habitual contundencia y pulcritud de las producciones en las que Tweedy participa.

El primer cedé se abre al despiste de la agresiva electricidad rockera de Please Don´t Let Me Be So Understood para tomar acomodo en la tónica general del disco desde High As Hello, segunda canción cruda e íntima que abre el apartado confesional. World Away está dominada por una sencilla y potente base rítmica que se va electrificando a ritmo de blues a medida que avanza en su duración y Diamond Light pt. 1 apenas está protagonizada por la batería del joven Spencer bajo la voz de su padre recitando una críptica letra. El piano de McCaughey aparece por primera vez en la cálida y optimista Wait Foir Love y continúa acompañando a la familia Tweedy en la siguiente canción, la también positiva Low Key cuyo video y letra destilan una cómica frialdad. Jeff se reserva la interpretación en solitario de Pigeons antes de la larga introducción del siguiente tema Slow Love y su oscura interpretación del amor. Nobody Dies Anymore es una delicada canción de temática biográfica llena de buenas intenciones y I´ll Sing It cierra la primera parte rockeando de nuevo.

El segundo cedé lo abren en acústico las bellas Flowering y Desert Bell brillantemente acompañadas por el piano de Scott McCaughey y Summer Noon prolonga la belleza de este inicio con su extraña delicadeza. De nuevo Jeff se aísla para interpretar con su guitarra triste Honey Combed a la que sigue el omnipresente bajo de New Moon antes del suave solo eléctrico que la cierra. Down From Above es una lenta confesión a media voz y en Where My Love Tweedy se sienta al piano para lanzar sus suaves lamentos. El country más puro aparece en la guitarra desnuda de Fake Fur Coat.  La línea de bajo dirige Hazel antes de acabar con las hermosas palabras biográficas de I´ll Never Know.

Son muchos los miembros de prestigiosas bandas que deciden oxigenar su carrera con un disco en solitario pero el caso de este ‘Sukierae’ de Jeff Tweedy en complicidad con su talentoso hijo Spencer es especialmente indicado y significativo dadas sus especiales circunstancias personales y familiares. El resultado es crudo a la vez que hermoso por momentos y, pese a su larga duración, el esfuerzo se ve recompensado con creces por el derroche de sinceridad con que el líder de Wilco inunda unas letras arropadas por un sonido suficientemente austero como para creerlas.

Leave a Reply

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Losrestosdelconcierto