De Elton John, genios, largas carreras y recopilatorios

2019 podría haber sido el año del reconocimiento de Elton John al estilo de lo ocurrido con Queen y Freddie Mercury con la película Bohemian Rapsody (2018). Elton John contó con su propio biopic estrenado en mayo, bajo el título de una de sus canciones referentes, Rocketman. Sin embargo, la película no llegó a la altura del éxito de la de Queen, y las críticas no fueron peores, incluso mejores. Puede que la figura de Elton John se diferencie de la Freddie Mercury y Queen en que su nivel de elevación a mito es más complicado. Primero, y afortunadamente, Elton John sigue vivo y Mercury es una de las «bajas» más ilustres del mundo de la música popular. Segundo, Elton ha seguido publicando discos durante estas décadas que no han contado con el seguimiento ni reconocimiento de sus primeras etapas. En cierto modo, Elton John ha mantenido una suerte de «piloto automático». Además, en el caso de Elton John puede que se sume la extravagancia de su figura más que la de Mercury. Detrás de toda esa purpurina, zapatos de tacón imposibles, gafas, sombreros…está uno de los artistas del Pop más relevantes de la Historia, por lo menos lo que hizo en los setenta. Como bien decía el admirado Álvaro Corazón Rural en su artículo para Jot Down sobre John, hubo un tiempo en los noventa en el que decir que te gustaba Elton John entre aquellas generaciones estaba mal visto. Podemos decir que Elton John no estaba de moda o se identificaba como «música para adultos» y que pesaban ciertos clichés, algunos injustos. El peso de ciertas baladas, la banda sonora de El Rey León (1994) o la hipervisibilidad (y el hartazgo) de «Candle in the Wind» a raíz del fallecimiento de Diana de Gales en 1997 no ayudaban a sumar seguidores y seguidoras entre los jóvenes lanzados al Rock ‘N’ Roll, el Grunge, el BritPop, etc. Ciertamente, sus discos no eran nada del otro jueves, pero no ha dejado de publicar discos y girar.

Nuestras generaciones teníamos un claro conocimiento de Elton John porque sus vídeos eran inevitables en la década de los ochenta. De hecho, yo mismo me compré la casete de Sleeping with the Past (1989) por «Sacrifice», paradigma de la balada doliente de la dupla Elton John – Bernie Taupin (aquí subida de edulcorante), así como el recopilatorio The Very Best of Elton John (1990), dos casetes perdidos ya en alguna mudanza. Como decía, allí nos llamaban la atención muchas canciones de los setenta, «Cocodrile Rock» era una de mis favoritas pero el falsete de «Bennie and the Jets», «Your Song», «Daniel»…eran emocionantes, melodías Pop fantásticas. Pero pesaban también canciones de los ochenta como «Nikita», «I’m Still Standing», etc. A medida que íbamos creciendo, Elton John nos parecía cada vez menos «cool» y no digas que esas canciones te gustaban porque te iban a mirar mal, cosas de la edad. Y eso que tenía la admiración de Axl Rose (Guns ‘N’ Roses) y cantó con él el «Bohemian Rapsody» en el homenaje a Mercury en Wembley en 1992. También en 1993 grabó un inevitable Duets con una extensa nómina de invitados e invitadas, cómo olvidar la versión discotequera de «Don’t Go Breaking My Heart» con RuPaul y con producción de Giorgio Moroder, impagable. Tampoco existían radios nostálgicas ni bares en las que pudiesen sonar esas canciones.

Recuperar a Elton John era una obligación y aproveché la reedición del recopilatorio Diamonds (2017) para volver sobre su carrera. Por cierto, alguien tendría que revisar tanto los títulos de estos discos como las portadas, yo no lo veo, la verdad. Pero Diamonds también es una muestra de lo que puede ser una carrera y su evolución, como veremos en las siguientes líneas. Cuenta con tres discos, respetando el orden cronológico en los dos primeros. Si el primero es exuberante, en el segundo comienzan a verse las costuras. El tercero es el «totum revolutum» de turno con colaboraciones y otros trabajos, aunque no es menos cierto que entre el final del segundo disco y el tercero mezcla canciones del tramo final de su carrera, pocas.

Elton John y Bernie Taupin, no podemos dejar de nombrar a su letrista fundamental, un hombre siempre en un segundo plano frente al excesivo John, realizaron una década de los setenta imprescindible. Es el primer CD del triple recopilatorio, una sucesión de canciones y hits. De 1969 a 1979, Elton John publicó trece discos, ni más ni menos, un ritmo vertiginoso. Aunque la calidad fuese decayendo, su Pop elegante por un lado y festivo y enérgico por otro, su reivindicación del Rock & Roll de los cincuenta, etc., hicieron de él una estrella. «Your Song», «Tiny Dancer» (su mejor canción), «Rocket Man», «Cocodrile Rock», «Daniel», «Saturday Night’s Alright (For Fighting)», «Goodbye Yellow Brick Road, «Candle in the Wind», «Bennie and the Jets», «Don’t Go Breaking My Heart» (ese dúo con Kiki Dee imitando los grandes duetos de Soul de los sesenta), «Sorry Seems to Be the Hardest Word»…Ufff, sin palabras.

El problema es cuando llega el segundo disco de la recopilación. Aquí ya Elton John se acomoda. En los ochenta siguió con su ritmo de trabajo, ocho discos (casi nada), pero ya había un cierto acomodamiento. También tiraba de las teclas que funcionaban. Aunque comienza con «Song for Guy» de 1978, demostraba su talento con la «I’m Still Standing», «I Guess That’s Why They Call It the Blues» pero ya «Nikita» es una balada facilona. Funciona mucho mejor la muy azucarada «Sacrifice», todo un hit también, y cuelan la versión con George Michael de «Don’t Let the Sun Go Down on Me», siendo la original de 1974. El resto, destacar el «I Want Love», una canción épica y melancólica de 2001, pero poco más, con discos cada vez más intrascendentes y espaciados. Eso sí, también aparece «Circle of Life», otro éxito de la banda sonora de El Rey León (1994), compuesta junto a Tim Rice.

El tercer disco, pues lo dicho, aquí caben muchas canciones, colaboraciones fundamentalmente, algunas mejores, otras olvidables. Hay versiones del «Lucy in the Sky with Diamonds» (1974), la del «Pinball Wizard» por su aparición en Tommy (1975), e invitados e invitadas como Stevie Wonder, Gladys Knight, Dionne Warwick, Kiki Dee, Luciano Pavarotti, LeAnn Rimes…Se echa a faltar alguna canción del disco que hizo con Leon Russell, The Union (2010), o aquella versión discotequera del «Don’t Go Breaking My Heart» con RuPaul de su disco Duets (1993) que ya hemos comentado, que fue producida por Giorgio Moroder.

Es posible que buena parte de los prejuicios sobre Elton John se los haya ganado a pulso. Su hedonismo y extravagancia, sus caprichos y lujos desbocados, etc., no ayudaban. Frente a ello, ciertamente no ha parado nunca y el ritmo de discos publicados en los 70 y 80 era impresionante. De esta forma, no debemos olvidar una larga lista de canciones memorables. Sí, Diamonds es un recopilatorio con una portada horrible y hortera, una muestra de cómo evoluciona una carrera, pero también decenas de canciones brillantes e imperecederas. Por cierto, Diego A. Manrique ha publicado un fantástico artículo ayer sobre la autobiografía de Elton John, que se publica estos días. La teníamos en nuestra lista y su valoración es muy esclarecedora.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.