Gente que escuchábamos en 1998 y de la que a veces nos acordamos

Nos pasa que dentro de las efemérides de aniversarios hay gente que encaja menos, por su relevancia o por los propios discos que sacaron, pero que también se ganaron un hueco en nuestro corazón o nuestra memoria sentimental. 1998 era un año complicadísimo, un periodo en el que el Grunge se había volatilizado, en Brit Pop estaba en esa fase, el neo Punk tampoco parecía que daba para mucho y faltaba un poco para The Strokes y The White Stripes. Mientras tanto, el luego denominado Americana estaba en un muy segundo plano, que se lo pregunten a Wilco y The Jayhawks. Y, mientras tanto, gente como Limp Bizkit estaban en lo más alto…Vale que también había espacio para Lauryn Hill, Garbage, etc., pero el Pop también estaba en una deriva complicada. Vamos a recordar algunos discos y formaciones que en 1998 tuvieron éxito, cuando la etiqueta de «alternativo» funcionaba pero todos los grupos que vamos a comentar estaban en majors, así que os dejamos con este «batiburrillo», divertido y nostálgico.

Macarrismo con clase: Fun Lovin’ Criminals lo dejan claro con 100% Colombian

Fun Lovin’ Criminals eran, son porque siguen en activo, de New York y eran una versión más macarra de Beastie Boys, aunque no estaban en su nivel. En 1996 habían logrado visibilidad gracias a un tema como «Scooby Snacks» donde incluían samplers de películas como Reservoir Dogs Pulp Fiction de Quentin Tarantino. Para su segundo disco, 100 % Colombian, sofisticaron su sonido sin dejar de lado el Rap pero con más presencia del Jazz, del Soul, etc., además de profundizar en una estética «mafiosa». Convencieron con temas como la elegante «Back on the Block», «Love Unlimited» o «Big Night Out». El disco no ha envejecido mal y, aunque Fun Lovin’ Criminals continuarían publicando discos, irían perdiendo presencia en el mainstream, siendo su último disco de 2010. Eran muy divertidos e irreverentes, eso no se lo podemos negar.

 

La efímera carrera de New Radicals

New Radicals pasaron a la historia por un tema muy bueno y resultón, «You Get What You Give», y para de contar. Sólo duraron dos años y era el proyecto de su frontman y compositor Gregg Alexander. Hacían un Pop accesible, encajaban en el concepto de «alternativo» y publicaron su único disco en 1998, Maybe You’ve Been Brainwashed Too. Hoy, el disco me parece divertido pero muy largo, algunas canciones le sobran. Además de la incontestable «You Get What You Give», otros temas interesantes eran «Mother We Just Can’t Get Enough» y «Someday We’ll Know». Alexander finiquitó la formación en 1999 y se convirtió en escritor de canciones. Entre sus logros, la banda sonora de Begin Again (2014) pero también cabe destacar que se ha puesto al servicio de Enrique Iglesias, Mónica Naranjo o las ex Spice Girls Melanie C y Geri Halliwell entre otros. Pero «You Get What You Give» molaba.

 

Tenían pinta de buenos chavales los de Semisonic

A Semisonic le llegó el éxito con su segundo disco, Feeling Strangely Fine, que contaba con un hit como «Closing Time». Semisonic habían debutado en 1996 y encajaban en los sonidos deudores del Power Pop fundamentalmente. Su líder, Dan Wilson, se sacó de la manga ese pedazo de canción, melancólica y nostálgica, con unos giros fantásticos. El disco tampoco suena mal en la actualidad, «Singing in my Sleep» o «Secret Smile» son un ejemplo, pero en 2001 sacaron su tercer disco y ahí se plantaron, no daban para más y los tiempos estaban cambiando. Sin embargo, a Wilson no le ha ido mal y no por su carrera en solitario sino por haber compuesto y producido para Dixie Chics, Weezer, Adele, Taylor Swift, John Legend, Spoon, My Morning Jacket, Florence + The Machine, Chris Stapleton, Nada Surf, Sara Watkins…Lo siento Gregg Alexander, no hay color.

 

Penúltima bola para Courtney Love con Hole

Vale, hablar de Courtney Love en 2018 puede sonar…a lo que suena. Y en 1998 todavía arrastraba el título de «viuda del Grunge» tras el suicido de Kurt Cobain en 1994. La verdad es que Hole no habían comenzado mal con sus discos de 1991 y 1994, ese año con un rabioso Live Through This. Love regresaría con Hole en 1998 con un más dulcificado, pero eficaz, Celebrity Skin, con la ayuda de Billy Corgan (Smashing Pumpkies) en la composición de algunos temas y el fichaje de la bajista Melissa Auf der Maur. Un cañonazo con el tema que daba título al disco y canciones como «Malibu» o «Awful» para acabar diluyéndose, con Love dedicada a una carrera cinematográfica donde hacía de sí misma y se sumía en una espiral autodestructiva. A la deriva, regresaría con disco de Hole en 2010 donde no repetía nadie de las formaciones anteriores, aquello no funcionó e incluso contó con Linda Perry en labores compositivas.

 

Desde las postrimerías del Brit Pop, Catatonia

Bueno, igual es exagerado señalar que Catatonia eran Brit Pop, más allá de ser de Gales. Había Pop Rock y algunas cosas más en la banda encabezada por Cerys Matthews que tenía una voz muy destacada e identificable. Ya llevaban su tiempo de carrera y el éxito les llegó con su segundo trabajo, International Velvet que tampoco ha envejecido nada mal. Un single de aquel disco, «Mulder & Scully» aprovechando a la pareja protagonista de Expediente X, les catapultó. Y es que aquella canción estaba también muy bien. Además, el disco contaba con «Road Rage», «I Am the Mob», «Game On» o «Strange Glue». No aguantaron mucho más, dos discos más y carpetazo en 2001, viéndose también arrastrados por las nuevas corrientes musicales. Matthews tendría controvertida carrera en solitario pero siempre nos quedará «Mulder & Scully».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.