Lydia Loveless, «Somewhere Else»

131212-lydia-loveless-somewhere-else_0Hay discos que tienes que escucharlos una y otra vez, en los que cuesta entrar. Al principio pueden ser difíciles, incluso ásperos, pero luego te encandilan. Y hay otros que son como un puñetazo a la primera y te impactan, vaya si te impactan. Y «Somewhere Else» de Lydia Loveless pertenece a esa segunda categoría, a esos trabajos que, desde el minuto uno, te conquistan. Fue de nuevo nuestro querido amigo Fernando Navarro el que nos puso en la pista de este disco, con una reseña en Ruta 66 como disco del mes de marzo. «Somewhere Else» es el tercer disco de esta cantautora de Ohio, un trabajo soberbio y de los mejores que hemos degustado en lo que llevamos de año. Lydia Loveless se enmarca en el sonido del llamado «Americana», continuando la estela de Lucinda Williams o Emmylou Harris. Siguiendo las constantes de este sonido, Loveless presenta una colección de canciones rápidas y melódicas, con una fuerza incontestable.

Ya su presentación es de diez, «Really Wanna See You» es espectacular con unas guitarras y una batería que se compenetran a la perfección. Una canción que emociona y que marca el ritmo de la primera parte, que es de matrícula. «Wine Lips» es más melódica y «Chris Issak» también sobresale, con presencia destacada incluida para el steel guitar. «To Love Somebody» es tremenda, con esas guitarras y su vínculo con el steel guitar. Y «Hurts so Bad», un medio tiempo de mucha garra, no es la mejor canción del disco porque se encuentra en el mismo «Really Wanna See You». «Head» prosigue el camino de las melodías y se inicia una mínima deriva hacia el country, pero sin perder un ápice de calidad.

En «Verlaine Shot Rimbaud» regresa al primer plano el steel guitar y «Somewhere Else» es un tema que crece al avanzar y gana con las escuchas. «Everything’s Gone» es la canción más pausada, prácticamente acústica y con la voz en primerísimo plano. Y finaliza el disco con el notable medio tiempo, y pese a todo la entrega menos destacada de todo el largo, «They Don’t Know».

Lydia Loveless es uno de los descubrimientos que más nos han impactado de todo el año y «Somewhere Else» ya es uno de nuestros discos favoritos. Y es que lo tiene todo: grandísimas canciones, mucha fuerza y una voz espectacular. Lydia Loveless se suma a la larga lista de artistas que hacen bandera de la música de raíces norteamericanas y que tantas alegrías nos están dando. Lydia Loveless, impresionante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar el formulario:
Human test by Not Captcha

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.