Posts Tagged ‘Jack White’

The Raconteurs, «Help Us Stranger»


16 Ago

No podía fallar. Después de la extrañeza que causó con su último trabajo en solitario (‘Boarding House Reach’, 2018), y tras anunciar el regreso de The Raconteurs tras más de diez años de silencio, era inconcebible una decepción que, de ocurrir, hubiera minado la admirada consistencia creativa de Jack White. Porque en todos sus proyectos hasta la fecha tiene trabajos brillantes: desde los seminales The White Stripes, pasando por The Dead Weather hasta sus discos en solitario. Pero no sería justo centrar el mérito de este nuevo trabajo en el genio de Detroit, si acaso la habilidad de haber sabido reunir en torno a sí otros tres portentosos músicos como Brendan Benson (al que hemos perdido la pista, ¿para cuándo un nuevo trabajo en solitario?), Jack Lawrence al bajo y el batería Patrick Keeler. Y es que lo que habían hecho estos cuatro individuos en sus dos únicos trabajos hasta la fecha eran palabras mayores y reeditar el nivel de entonces suponía un verdadero reto, superado de sobra en este ‘Help Us Stranger’ que parece obviar los años que lo separan del resto para prolongar la estela de aquéllos.

Grabado en los estudios de Jack White en Detroit (Third Man Records), y ayudados ocasionalmente a los teclados por Dean Fertita (Queens of the Stone Age), otro habitual de los proyectos de White, en esta nueva entrega vuelven a lucir las guitarras a base de riffs increíbles y también la labor de Keeler a las baquetas. Las composiciones están firmadas por la dupla White-Benson y la producción corre a cargo de la banda al completo. El liderazgo vocal también se reparte entre White y Benson, a excepción del afilado y rítmico folk Help Me Stranger que interpretan a dos voces. Benson canta Only Child, una de las piezas más pausadas que mezcla los instrumentos tradicionales con teclados y sintetizadores, una Somedays (I Don’t Feel Like Trying) en la que combinan perfectamente la calma y la desmesura que la cierra sobrada de energía, el soul eléctrico y sobrado de emoción Now That You’re Gone y la fría e imparable descarga de guitarras poderosas que es Live a Lie.

El resto son para la voz de White: desde el retumbante inicio con Bored and Razed, veloz y duramente rítmico, además del coreado acelerón a lo Jimmy Page de Don’t Bother Me o la guiada por el piano para que guitarras y tambores la relanzen inevitablemente, Shine the Light on Me. La destreza rítmica de Keeler junto a un riff irreprimible impresionan y menean Hey Gyp antes de que otro genial y acaparador riff sostenga Sunday Driver. El cierre lo componen un blues escuálido y directo, con la inconfundible huella guitarrera de White, What’s Yours Is Mine, y el cierre tradicional y de cálida acústica Thoughts and Prayers.

Una vez más queda claro que White está hecho de una pasta de otra época y que sabe actualizarla como nadie; si a ello sumamos el enorme talento de Benson y la contundencia que la sección rítmica sabe mantener a lo largo de todo el disco, resulta más que digna esta añorada reaparición. Un trabajo que desborda energía con calculados medios, un moderno catálogo de sonidos de raíz que vuelve a situarlos sin remedio en la cabeza del rock estadounidense.

Mad Cool, el gigantismo festivalero y las transformaciones de nuestro tiempo, aunque siempre nos quedará Pearl Jam


17 Jul

Valdebebas (Madrid), 12 al 14 de julio de 2018.

Y pasó el Mad Cool, tercera edición de un festival que se ha convertido en algo más que un gigante y que ha levantado una enorme polvareda en valoraciones, análisis y críticas. Acabas apabullado leyendo todo lo que está escribiéndose sobre el Mad Cool y, cuando hablas con alguien cercano a la música o no, te preguntan en el minuto uno por el tema y acabas teorizando sobre la cuestión. Las siguientes líneas pretenden, por un lado, reflexionar sobre el festival y todo lo que le ha rodeado y, a continuación, detenerse en la música, que es lo que nos importa aunque también se ve mediatizado por lo anterior. Vaya por delante que yo disfruté de grandes conciertos en el Mad Cool 2018 en Madrid y que fui consciente del lugar al que iba. Pero, eso no quita para que muchas cosas te sorprendiesen, o no. Un cartel en el que estaban Pearl Jam, ocho años sin verlos, Arctic Monkeys, Queens of the Stone Age, Depeche Mode, Eels, Franz Ferdinand…ya era muy atractivo. Sí, vale, música para viejunos/as lo que nos llevará a hablar de la variable edad y de ciertas cuestiones sociodemográficas vinculadas a este tipo de eventos, ¿un cierto tipo de elitismo?, no tan fácil. Pero vayamos por partes y por todo lo que se ha hablado de Mad Cool y lo que nosotros vivimos.

Lo primero que había que destacar era el gigantismo de todo, de todo, la verdad. 80.000 personas es una barbaridad y gestionar todo eso tiene muchos riesgos. En ocasiones dio la impresión de que no se estaba preparado para ello, y eso fue palpable en la polémica entrada de final de la tarde del jueves 12. Aquello fue un caos que no nos tocó, entramos en 40 minutos a las 17:00 horas tras una vuelta sorprendente al recinto de IFEMA bajo un sol de justicia, pero eso es una broma con lo que tuvieron que pasar miles de personas horas después. Ese fue un error gravísimo que no ocurrió los días siguientes. Dentro, todo era inmenso y de nuevo las quejas vienen marcadas por las colas de las bebidas y comidas. De acuerdo, tienes 80.000 personas y tendrás que esperar, eso lo asumes, pero no un sistema de pago primero y servir después además de muchos camareros y camareras que se notaba que no tenían experiencia, bastante hacían soportando el tema. Las vueltas al centro de Madrid, en nuestro caso, fueron fáciles y rápidas pero, por precaución cogimos el Metro, funcionó muy bien, en vez de las lanzaderas del festival en autobús que habíamos cogido en previsión cuando no se sabía si habría Metro, 6 euros por cabeza dilapidados. Lo de Massive Attack fue de traca, con gente bastante decepcionada, y aunque la culpa en mi opinión fue de la banda no es menos cierto que, con los precedentes, la organización podría haber previsto un escenario con menos riesgos. Insisto, la culpa de la banda pero Mad Cool tenía que haber velado más por sus asistentes. El gigantismo del festival, reitero lo de las 80.000 personas, nos lleva a un modelo de forma de ir a conciertos, o al menos una muy mayoritaria, que se basa en el festival. El concepto de las «experiencias» está presente pero lejos quedan esas experiencias cuando estás yendo de lado a lado para no perderte al grupo siguiente que toca en menos de cinco minutos. Todo se basa en el más grande, más rápido y más cosas, un no parar a toda velocidad no vaya a ser que te pierdas algo y que no puedas hacer la foto o el vídeo que tienes que colgar en las Redes Sociales…en fin. Por otra parte, Mad Cool ha dado un golpe fuerte en la mesa y se ha llevado a bandas y artistas muy atractivos que se llevan al público. Ese es un problema, el hecho de que para ver a algunas de ellas tengas que pasar por este tipo de eventos supone valorar el precio a pagar, por ejemplo ver a tu banda favorita, Pearl Jam, a 150 metros de distancia. Por otra parte, la competencia se va reduciendo y, como cantaban ABBA, «The Winner Takes It All». A pesar de todas las críticas, Mad Cool va por ese camino y su gigantismo apabulla. Es el signo de los tiempos, no en vano Uber estaba omnipresente como patrocinador desde las estaciones de Metro, y debemos ser conscientes de ello, otra cosa es qué podemos hacer frente a ello y habrá gente que me diga que no vaya o que hubiese ido a ver a Pearl Jam a Barcelona. Pero vayamos a la música que es lo más importante para nosotros aunque, en mi caso, como sociólogo aprendí, o confirmé, unas cuantas lecciones del mundo posmoderno en el que vivimos.

Pearl Jam arrasan en una noche épica (12 de julio, jueves)

Imagino que, como mucha gente, nosotros llevábamos marcados los conciertos a los que queríamos ir y que, otra cuestión a valorar, nos fastidiaban los solapamientos. No sufrimos muchos de las bandas que nos gustan, pero alguno hubo. Como llegamos pronto y no había mucha gente tuvimos la suerte de estar cerca, muy cerca en medida Mad Cool, en el concierto de Eels. Secundado por una banda potente, Mark E. Everett salió dando una sensación de fragilidad pero eso duró lo que le costó enfilar con los covers de «Out Of Street» (The Who) y la fantástica «Rasperry Beret» de Prince. Eels apabullaron en poco más de una hora con un set cargado de guitarras donde brillaron sus clásicos más potentes, desde «Novocaine for the Soul» hasta «Souljacker, Part I». Mientras dejábamos en el escenario principal a Fleet Foxes perdidos en su inmensidad nos íbamos a la otra punta del festival a ver a Leon Bridges, que dio un gran concierto demostrando carisma e intensidad combinando temas de sus discos y sacando a relucir que sus nuevas canciones, las del controvertido Good Thing funcionaban muy bien en directo. Se acercaba la hora de Pearl Jam pero antes Yo La Tengo atronaban con su ruidismo y su buen hacer a la par que Tame Impala se lanzaban a su viaje psicodélico. Pero nosotros estábamos ya en la fase buscar sitio lo cual era complicadísimo, horrible más bien. Pearl Jam dieron un concierto fantástico, con una honestidad tremenda y demostrando que son la mejor banda del mundo, en mi opinión. Predominando sus dos primeros discos, pero con casi todas sus etapas representadas, nos dejaron agotados y hubo momentos muy emotivos como un McCready desatado (esos momentos de «Eruption» de Van Halen), Vedder tocando en acústico «Just Breathe», la inclusión de «Hunger Strike» en «Better Man», una enérgica «State of Love and Trust», el «Can’t Deny Me» dedicada a las mujeres que cambiarán el mundo, o las infalibles «Why Go», «Animal», «Do the Evolution», «Porch», «Black», «Rearviewmirror», «Alive» y el cierre de «Rockin’ in the Free World»…en fin, no parar durante dos horas de emoción tras ocho años sin verlos por España. De allí ya tocaba irse a descansar porque, la verdad, Kasabian como que no.

Seguimos sin no parar (13 de julio, viernes)

El viernes 13 prometía de nuevo un carrusel de emociones y todavía quedaban fuerzas. Ese día mantuvimos el ir pronto para evitar males mayores y la entrada se produjo sin problemas. De nuevo rodeados por el gigantismo del festival, destacaba la enorme presencia de jóvenes británicos que venían a ver a Arctic Monkeys. Nos perdimos a Kevin Morby por ver a unos Real Estate en plena solina que hicieron un buen concierto de Power Pop. Los gritos de At the Drive In nos convencieron menos y la siguiente cita era en el escenario grande para ver a Snow Patrol. Snow Patrol cuenta con algunas canciones convincentes pero su show fue deslucido, nos dejaron muy fríos y nos fuimos a ver a Morgan en una de las carpas y, amigos de Massive Attack, ellos sí que tuvieron que lidiar con los sonidos del resto de escenarios. Jack White era uno de los platos fuertes del festival y el de Chicago no defraudó. Acompañado de una banda muy contundente, White hizo un alarde de virtuosismo guitarrero mientras que iba combinando canciones de su carrera en solitario, de The White Stripes, así como un par de guiños para The Raconteurs y The Dead Weather. Ni que decir tiene que los momentos más celebrados fueron «The Hardest Button to Button» y, como no, «Seven Nation Army», canción convertida (ufff) en himno futbolero. Es el concierto que vimos más lejano pero había que salir de allí para ver a unos Arctic Monkeys que nos hacían temer lo peor, es decir, que buena parte de su concierto fuese dedicado a su menor, siendo indulgente, último trabajo. Pero no, aunque Alex Turner y compañía no renunciaron al mismo, y algún tema ganó como el comienzo de «Four Out Five», a continuación se lanzaron a una explosión guitarrera que contó con «Brainstorm», «Teddy Picker», «Why ‘d You Only Call Me When You’re High», «Do I Wanna Know», «Arabella», «I Bet You Look Good on the Dancefloor» o el cierre tremendo de «R.U. Mine?». Por cierto, me encantó que tocasen «505», uno de sus grandes tremas escondidos, y me sorprendió que saliesen ellos cuatro y tres músicos más. Por cierto, que el solapamiento de Arctic Monkeys con Alice In Chains fue sin duda el que más me dolió. Mientras se sucedía lo de Massive Attack, Franz Ferdinand no defraudaban con un breve concierto que nos puso a bailar con las pocas fuerzas que quedaban. Kapranos, inmenso, y compañía se basaron en su disco de debut de aquel lejano 2004 («The Dark of the Matinée», «Jacqueline», «Michael», «Take Me Out» y «This Fire») sin descuidar su notable último trabajo con temas como «Always Ascending» y «Feel the Love Go» que encajaban muy bien entre sus clásicos. Fue un no parar que se vio ensombrecido por las caras que se les quedaron a los que fueron a ver a Massive Attack a la vuelta al centro de Madrid.

No nos quedaban fuerzas pero había más (14 de julio, sábado)

De verdad que no, no quedaban muchas fuerzas para volver a Valdebebas el sábado por la tarde. Apabullados como estábamos, veíamos el recinto bajo el sol de las seis de la tarde y te lo pensabas. Hurray for the Riff Raff convencieron con su concierto, Alynda Segarra tiene mucho carisma y por momentos se transmutó en Debbie Harry. A continuación, Jack Johnson (que no ha envejecido nada) hacía un concierto transmitiendo buenas sensaciones pero monótono y también un tanto perdido en un escenario tan grande como el segundo del festival. Claro que luego llegaría la tormenta de fuego y furia de Queens of the Stone Age con un Josh Homme desatado y poniendo el recinto patas arriba. También le dio un fuerte ataque en relación a la zona VIP aunque esto también daría lugar a otra reflexión más amplia, y me quedo con el tweet de Alex Kapranos. El caso es que Homme amenazó con dejar de tocar si no se dejaba entrar a la gente a la zona VIP. El concierto siguió con una banda que en poco más de una hora y cuarto te dejó sin aliento. Homme y los suyos pasaron del Stoner a su Rock más melódico actual, siempre con esas guitarras pesadas y punzantes, que resonaron con fuerza en la noche madrileña con «A Song for the Dead» con la que cerraron, «Go With the Flow», «Little Sister», «Burn for the Witch» o las recientes «The Way You Used to Do», «My God Is the Sun», «The Evil Has Landed» o «Feel Don’t Fail Me». Con un par de minutos hubo que desplazarse unos metros para ver a Depeche Mode que contaban con muchísimos seguidores y seguidoras. Dave Gahan demostró ser un espectáculo aunque no es menos cierto que el concierto de Depeche Mode fue más efectista que efectivo, con mucho saber hacer, pero pero un tanto descompensado. Claro que, si cierras con «In Your Room», «Everything Counts», «Stripped», «Personal Jesus», «Never Let Me Down Again», «Walking in My Shoes», «Enjoy the Silence» y «Just Can’t Get Enough», pues apaga y vámonos, una barbaridad en definitiva. Pero nosotros no podíamos más y dejamos a mucha gente viendo a Nine Inch Nails.

Domingo por la mañana, agotados tratando de digerir tres días de música en Valdebebas y reflexionando y debatiendo sobre Mad Cool, los festivales y el modelo que se ha impuesto. Si miro atrás, me costaría mucho volver, la verdad, pero todo dependerá de nuevo del cartel. ¿Es el modelo que me gusta?, no, creo que es excesivo y que hay muchos grupos y mucha gente, que la sensación que te queda es de agotamiento y de haber disfrutado de algunas de tus bandas y artistas favoritos, mientras que la organización tiene que mejorar bastantes cosas. Pero, mientras voy pensando en Pearl Jam y «Corduroy» no dejo de ver el anuncio de Uber y a los chicos y chicas de Uber Eats…y pienso en el camino que llevamos. Y me diréis que soy un cínico porque Uber es un patrocinador que pone pasta para que venga Pearl Jam, porque puedo irme a otros festivales y salas, porque nadie me ha obligado a ir, porque estoy sosteniendo y pagando ese sistema…Vale, lo dejo para otro día.

Jack White, ‘Boarding House Reach’


29 Abr

En su regreso tras cuatro años de silencio en solitario (y aparcados otros proyectos a excepción de su incursión en 2015 con The Dead Weather) el genio de Detroit ha reaparecido con intenciones agitadoras para, desde las innegociables raíces de su música, experimentar con nuevos ingredientes que de entrada pueden sorprender y que funcionan desigualmente a lo largo del disco. Tras sus dos fantásticos discos anteriores (‘Blunderbuss‘ en 2012 y ‘Lazaretto‘ en 2014) se atreve con una electrónica a medida de la sempiterna esencia del blues, salpicado en esta ocasión con aisladas improvisaciones y experimentos efectivos a la hora de «incomodar» la escucha y alterar las bases ya asentadas de su música.

La apertura es excelente con ese vibrante Connected by Love que presenta unos sintetizadores que, realzados por coros y órganos, adelantan lo que serán las coordenadas del disco, seguida de la densidad blues de lento avance de Why Walk a Dog?. Excitante el inicio instrumental de Corporation, más clásico antes de la arenga final, que da paso a Abulia and Akrasia, una corta excentricidad ambiental sobre la voz de C.W. Stoneking no exenta de emoción. Aún más excéntrico el inicio de Hypermisophoniac que poco a poco va tomando forma con añadidos instrumentales para a continuación introducir el rap en una alternancia sonora de estructura libre en Ice Station Zebra. Un reef marca de la casa golpea de inicio Over and Over and Over; le siguen otra soflama sobre percusiones y sintetizadores en Everything you’ve ever Learned y las variadas percusiones iniciales de Respect Commander antes de electrificarse en la segunda parte. Tras la recitación a dos voces de Ezmeralda Steals the Show llega la más electrónica, y cargada de groove y autotune, Get in the Mind Shaft y los arreglos electrónicos que conforman el folk posmoderno de What’s Done Is Done antes de romper con la tónica del disco en la despedida prácticamente en acústico de Humoresque.

Sin duda uno de los grandes valores del rock de las dos últimas décadas, pionero de sonidos y valiosísimo intérprete, White arriesga más que nunca en este ‘Boarding House Reach’ para extraer momentos de inspiración natural que, aunque pierden fluidez al mezclarse con experimentos de irregular eficacia, mantienen el nivel lo suficiente para esquivar la decepción absoluta. No alcanza la talla de cualquiera de sus referencias anteriores (en solitario o no) pero los destellos le habilitan un espacio como inciso en su sólida carrera.