(III) Lista 2019: del 10 al 6

En esta tercera tanda de las veinte canciones del año 2019 para Los Restos del Concierto, una nueva mezcla de clásicos como Nick Cave & The Bad Seeds, retornos como el de Coque Malla, descubrimientos como The Delines, apuestas seguras como Brittany Howard y La Bien Querida. Canciones más centradas en los medios tiempos, nostalgias y melancolías, que es lo que también nos gusta.

10. The Imperial de The Delines.

Una de las sorpresas de comienzo de año la constituyó el disco de The Delines The ImperialRetazos de Country, Folk y Soul para un trabajo que está entre lo mejor del año. Y, entre un disco que te envuelve, una canción maravillosa como la que da título al disco, un medio tiempo atmosférico e hipnótico, una de esas canciones que no puedes dejar de escuchar, melancólica y nostálgica con esa voz de Amy Boone tan especial.

09. Miedo de La Bien Querida.

Brujería supuso el retorno de Ana Fernández-Villaverda, La Bien Querida, y se convirtió en uno de nuestros discos favoritos del año. Amor y desamor en canciones melódicas, Pop, toques electrónicos, etc., y entre todas ellas sobresale, y es difícil dada la alta calidad del disco, «Miedo», una canción imbatible que va «in crescendo» y que tiene una letra desgarradora. Una canción que no puedes dejar de cantar a grito pelado.

08. Stay High de Brittany Howard.

La última década ha venido dejándonos algunas voces que se van a quedar por derecho propio y, una de ellas, es Brittany Howard, a la cabeza de los interesantes Alabama Shakes. La cuestión es que Howard ha ido tomando su rumbo y su lanzamiento en solitario ha sido un arriesgado Jaime, donde se saldría de esa «zona de confort» que supone su banda y un sonido mezcla del Soul, Rock ‘N’ Roll, Blues, etc. Aquí, Howard se lanza a experimentar con el Hip Hop y el Jazz, además de los estilos anteriores, y la sombra de Prince está muy presente. Y, dentro del disco, este «Stay High» que es una muestra de su talento.

07. Bright Horses de Nick Cave & The Bad Seeds.

Poco se puede añadir a lo que se ha dicho sobre ‘Ghosteen’, el reciente disco de la inmensa banda australiana: que es una obra mayúscula que rebasa lo estrictamente musical y que conjuga a la perfección el bagaje vital de su líder con una expresión reposada y sabia de este. Cargado de misticismo y despojado de superficialidades, el doble disco contiene varios cortes merecedores de reconocimiento, la mayoría irradiables y varios rondando los diez minutos, de entre los que elegimos este Bright Horses que contiene todo lo que hace grande al conjunto: piano, vientos, cuerdas, coros, órgano… y la dramatización vocal de un Nick Cave reivindicando el amor.

06. Polvo cósmico de Coque Malla.

Enorme el disco que nos ha regalado Coque Malla en este 2019, un ‘¿Revolución?’ que continúa la progresión de sus últimos trabajos en solitario y con el que viene a confimar lo bien que le están sentando los años. Varias son también las canciones destacadas (cómo no mencionar el pelotazo Un lazo rojo, un agujero junto a Kase O) de entre las que nos quedamos con su colaboración con el gran Jaime Urrutia (tremenda su recitación de los versos de Laura Gómez Palma), un galope de guitarras y ritmo, revestidos de la belleza orquestal que engrandece el conjunto del disco, que transportan el romántico canto a la libertad que es Polvo Cósmico.

La Bien Querida, «Brujería»

Con La Bien Querida nos pasa como con tantos artistas, la teníamos apuntada en la lista pero…pero no habíamos llegado…Error. Y es que Ana Fernández-Villaverde lleva una carrera muy atractiva que amigos como Sergio Pérez de Heredia ya nos habían recomendado en no pocas ocasiones. Vinculada a la categoría del «indie», con colaboraciones con Los Planetas, Sr. Chinarro o Joe Crepúsculo, había superado esas etiquetas. Ha sido con su sexto disco, Brujería, cuando nos hemos lanzado a escucharla y nos ha impactado un trabajo, un disco de canciones Pop y medios tiempos, melancólicos y de amor, mucho amor, y desamor, aunque hay también diversidad y otras influencias, como veremos. Canciones que podrían caer por momentos en lo cursi o lo naíf, pero para nada, al contrario, canciones que se disfrutan desde las primeras escuchas y que te van enganchando, que me lo digan a mí cantando el disco entero en el coche camino a una conferencia en Cuenca por una carretera sinuosa. Es un disco que se enlaza al del año pasado de Zahara, aunque este mucho más ochentero, y es el que seguramente habría querido firmar Amaia, todavía muchos tramos por detrás. La gran novedad del disco es que es el primero en el que no cuenta con David Rodríguez (La Estrella de David) como productor y principal colaborador, aunque participa en el disco. En esta ocasión, la producción ha recaído en Carlos René que ya había producido a Axolotes Mexicanos, entre otros, y que ha realizado una labor fantástica.

El comienzo es una intro sinuosa y susurrante, «Hechizo protector», que no adivina lo que viene a continuación. Ya «La verdad» te atrapa, es una canción preciosa con unas cuerdas orquestales que irán haciendo su aparición en otras canciones. En la misma línea Pop aparece «Te quiero», una canción que podría caer en lo que decíamos anteriormente del naíf y la cursilería, pero para nada, gracias a que tiene un tono atmosférico que va siendo abandonado a medida que avanza la canción. En «Déjame entrar» cuenta con la colaboración de David Rodríguez, tiene un tono más oscuro y la letra es todavía más sentimental y con un poso de amargura, manteniendo el elevado nivel de todo el comienzo del disco. Y cambia el tono con «¿Qué?», sorpresa con un sonido ochentero, esos teclados y ese bajo tan Post Punk, para una canción machacona y pegadiza en la que hace dúo con Diego Ibáñez (Carolina Durante), y no te la puedes quitar de encima. Pero es un paréntesis porque «Miedo» retorna a la melancolía y el desamor, otra canción Pop brutal, intensa y épica, en la que hay una mase electrónica.

La segunda parte comienza con «Me envenenas», otro de los temas en los que se sale del marco del disco, una canción mucho más electrónica y bailable. «Nubes negras» es seguramente la canción menos lograda, aunque compite con auténticos himnos, siendo más intimista con algunos momentos en los que quiere llegar a las demás, pero se queda ahí (aunque ya quisieran muchos tener un tema así en sus discos). Pero el final vuelve a los niveles del conjunto del disco. Primero con «Domingo escarlata», en la que colabora Jota de Los Planetas, una de mis favoritas del disco, otro tema Pop precioso y que también se te clava. Luego llega «Morderte», en la que el sonido del comienzo está más endurecido, pero que no deja la senda del Pop de desamor. Y el cierre es para una fantástica «La fuerza» en la que Jota hace los coros, y en la que realiza una de las mejores letras de todo el disco.

Brujería de La Bien Querida ya es uno de mis discos favoritos del año y esperemos que la podamos ver alguna vez en directo. El disco te lleva de la emoción a las lágrimas, tiene algunos momentos de subidón pero sabes que es un pequeño descanso en el relato de un disco de amor, especialmente, y desamor, impactante. No se lo pierdan que nosotros vamos a recuperar el tiempo perdido en relación a su discografía.