El estirón de The Black Keys: diez años de «Brothers»

Cinco discos les serían necesarios al dúo formado en 2001 por los viejos amigos Dan Auerbach y Patrick Carney para alcanzar un éxito reseñable y hacerse un hueco más allá de los circuitos alternativos, aunque aún necesitarían de un año más para conquistar al público masivo con el icónico ‘El Camino’. Después de tres excelentes primeros discos, a pesar de la escasez de medios con que fueron grabados, en los que alternaban canciones propias con versiones de clásicos del blues, no sería hasta 2006 que firmarían con Nonesuch Records antes de publicar ‘Magic Potion’ y sofisticarían un poco su sonido, algo que sería mucho más apreciable con su siguiente trabajo ‘Attack & Release’ para el que contaron por primera vez con un productor externo (Danger Mouse) que impulsaría algo más su distanciamiento del blues-rock garajero que les había identificado  hasta entonces.

Comenzaron desde el sótano de Carney en su Akron natal, versionando a leyendas del blues como Howlin’ Wolf, Muddy Waters o Robert Johnson antes de alternar sus primeras composiciones en sus actuaciones y en sus primeras grabaciones, interpretándolos con descaro y crudeza; Carney a las baquetas y Auerbach a la guitarra y la voz pronto se mostraron capaces de extraer mucho más de lo previsible a los escasos medios de los que habían decidido servirse. Ni siquiera con el primer contrato con un gran sello antes de su cuarto disco, que les proporcionó mayores posibilidades, renunciaron a un concepto de guitarra y batería (idéntico al que acababa de alcanzar el éxito a The White Stripes) que supieron desarrollar hasta conformar un sonido y una energía inconfundibles.

En todo este tiempo se mantuvieron fieles a su fórmula, encargándose de la producción ellos mismos (Carney en mayor medida), hasta que en 2007 conocieron al productor Brian Burton (Danger Mouse), con el que pronto escribieron algunos temas y decidieron trabajar juntos en su siguiente disco (‘Attack & Release’) que, esta vez sí, supondría un avance fundamental en el discurrir posterior de su carrera.

Pero no sería hasta ‘Brothers’ que se generalizarían los reconocimientos en un disco cuya concepción no estaría exenta de problemas, especialmente por las discrepancias que originó el inesperado debut en solitario de Auerbach (‘Keep It Hid’, 2009). Precisamente en la realización de este disco Auerbach conoció a Mark Neill, que sería el productor principal de ‘Brothers’ junto al propio dúo y la aportación de Danger Mouse en el sencillo de lanzamiento Tighten Up. Para la grabación, y tras barajar otros estudios de solera, se decidieron por los Muscle Shoals Sound Studios en Alabama, que llevaban casi treinta años inutilizados. Y allí dio los primeros pasos el sexto disco que, esta vez sí, supondría el primer espaldarazo importante y consolidaría su carrera definitivamente.

El sencillo pero original packaging ideado por Michael Carney (hermano de Patrick), y que también sería galardonado con un Grammy (además de otras dos categorías de más enjundia), contenía un disco extenso que incidía en las premisas de su anterior trabajo: a los rasgos definitorios de la banda añadían bajo y teclados para un resultado algo más complejo y menos descarnado. Con Everlasting Light lo abrían a lo grande, un tema profundo y directo, lleno de ritmo y efectos vocales y la sutileza en el falsete de Auerbach, antes de regresar a la dureza de las guitarras en Next Girl. Ya hemos hablado antes de Tighten Up, el primer gran éxito de su carrera, silbado de inicio y poblado de guitarras agudas regidas por la batería, a la que seguirían el fraseo de la descarnada Howlin’ For You y el riff intenso y poderoso de la muy destacada She’s Long Gone. Luego ejercitarían los teclados en el soul eléctrico del instrumental Black Mud y en The Only One, más cálida y melódica al igual que una Too Afraid To Love You algo más grave.

Con agilidad y algo más de suavidad fluye Ten Cent Pistol antes de que Carney haga su mayor demostración en Sinister Kid. Como un funkie denso y contundente suena The Go Getter antes de regresar a los teclados soul y las emociones delicadas con I’m Not The One. Para terminar llega Unkown Brother, otro temazo que te mece con guitarras sencillas y oscilantes, la única versión del disco en el soul aguerrido de Never Gonna Give You Up, y el progreso denso y la intensidad creciente de These Days.

En plena ebullición creativa, editarían un año más tarde el disco que les auparía al olimpo de las emisoras y los festivales, cuando Lonely Boy empezó a sonar como presentación del fantástico ‘El camino’, y daría paso al período menos productivo y más dubitativo de su carrera (aunque ambos miembros no hayan dejado de participar en variados y exitosos proyectos) que tocó a su fin el año pasado con el más que apreciable ‘Let’s Rock’. Pero sin duda tienen que agradecer a este álbum que ahora cumple diez años el acceso a sus primeros reconocimientos y a un éxito mayoritario más que merecido después de una larga y árida travesía inicial.

Marcus King, «El Dorado»

Hace unas semanas, el gran Alfonso Cardenal (Sofá Sonoro, Cadena SER), colgó en Twitter un vídeo de Marcus King, desconocido para nosotros artista de sonidos norteamericanos. Aquello sonaba bien, King presentaba un nuevo disco, el cuarto de su discografía, primero como solista ya que antes firmaba como The Marcus King Band, y una de las apuestas fuertes del El Dorado, así se titula el mismo, era la producción de Dan Auerbach (The Black Keys) y su publicación en su sello. Parecía ser la apuesta fuerte de Auerbach para esta temporada como la pasada fue la de Yola, con Walk Through Fire, valoradísima por Los Restos del Concierto con su «Lonely the Night» como mejor canción de 2019. Auerbach lleva una buena parte de su carrera ejerciendo como productor, compaginándolo con The Black Keys, que recordemos también regresaron el año pasado, sus trabajos en solitario y otras aventuras como The Arccs. Auerbach fue un productor sólido en el disco de Yola, no así tanto en otros trabajos como el de Ray LaMontagne. También ha trabajado con Lana Del Rey, Nikki Lane o The Pretenders, y se recuerda también la labor realizada con el veterano Dr. John. En el caso de King, Auerbach, que participa en la composición de todos los temas y ha tocado en el disco, apuesta por la línea que mantuvo con Yola, sobria y en un segundo plano para un disco que es una barbaridad. Porque King, poseedor de una gran voz, presenta una docena de canciones que abordan desde el Blues, el Sounthern Rock, el Country, el Soul, etc. Es decir, un repaso a los diferentes estilos de raíces norteamericanas. Disco contundente este El Dorado. 

«Young Man’s Dream» comienza de forma lenta y doliente, la voz de King en falsete, con un tono Folk incluso, peor se lanza en la segunda parte a través de un sonido eléctrico y poderoso. El nivel se mantiene en lo más alto con la grandiosa «The Well», un Blues Rock que no deja indiferente y que no te puede dejar quieto en la silla. Cambia el tono para la más Soul «Wildflowers & Wine», el órgano aparece como elemento central y la voz de King está gloriosa, junto a unos coros más sutiles. Otro medio tiempo deudor del Soul es «One Day She’s Here», otra cima del disco, intensa y doliente como al comienzo. En «Sweet Mariona» llegan las influencias Country, pedal steel incluida, con sonidos más épicos y panorámicos, muy propios de parte de esos sonidos. Y se cierra la primera parte con otra canción muy emotiva, «Beautiful Stranger», de nuevo con el Country como referencia pero también con toques espirituales y gospelianos, y con una interpretación de King brutal.

Si la primera parte era impresionante, la segunda no se queda atrás. «Break» la comienza retornando al Soul pero incorporando ribetes Pop y con una producción muy lograda, jugando Auerbach a emular a los grandes compositores del Pop de los sesenta y setenta. Pero no se olvidan de las guitarras y el Blues Rock regresa con otra impactante obra que es «Say You Will», un lujo. En «Turn It Up» se decanta por un Country Blues con unas guitarras más animadas y en «Too Much Whiskey» ya se queda en un Country más canónico. Pero el final es para guardar. Como en «Break», la apuesta es por ese tono Soul y Pop elegante y sutil, primero con «Love Song» y después con la orquestal «No Pain», una auténtica maravilla, un cierre majestuoso con la voz de King como protagonista destacada.

En fin, este El Dorado tendría que ser una de las obras destacadas de esta primera parte del año. Un disco que no tiene desperdicio ni se cae en ningún momento.

 

The Black Keys, «Let’s Rock»

Resultado de imagen de the black keys let's rock portada

Ya el título parecía anunciar bien a las claras lo que el dúo de Akron iba a ofrecer en su regreso tras cinco años de separación. Asimilado el fiasco que para muchos supuso su incursión en sonidos más bailables con ‘Turn Blue’ y prescindidos los definitorios servicios de Danger Mouse después de cuatro colaboraciones, han resituado las coordenadas de este nuevo trabajo en el territorio que mejor conocen. En lo que parece una oportuna afirmación de sus virtudes tras su fallida última exploración sonora (lo que también puede ser interpretado como confortable insistencia sin pizca de riesgo), es posible encontrar entretenimiento de primera y puras efectividad rockera y demostración de maña creadora.

Sin la crudeza evidente de sus primeros discos ni la riqueza de la trilogía que culminarían con su obra cimera ‘El Camino’, no hacen sino ejercitar su destreza para transitar la tradición musical norteamericana a lomos de las guitarras, como muestran desde el potente y certero inicio eléctrico de Shine a Little Light o la efectiva querencia bluesera de la más acelerada Eagle Birds y el depurado sencillo de regreso Lo/Hi. El primer desvío popero lo protagoniza la densidad del órgano del bonito medio tiempo Walk Across the Water, así como el acercamiento al soul enérgico de Tell Me Lies. Every Little Thing es una muestra de pura formalidad rock antes de los dos cortes más folkies: el country-rock bailable de Get Yourself Together y la más acústica Sit Around and Miss You. Invita a los coros el rock afilado de la fantástica Go antes de que las más flojas Breaking Down, con mayor presencia del bajo, y el rock clásico de Under the Gun, den paso a la contagiosa despedida con ecos evidentes de su mejor pasado Fire Walk With Me.

Reproches posibles seguro que los hay a este garbeo por los límites de un rock americano pulido y normativo que por momentos coquetea con la previsibilidad, pero no cabe duda de que Dan Auerbach y Patrick Carney saben hacerlo como pocos y en general consiguen dar con un entretenimiento de altura. Tiempo habrá de evaluar en el futuro si su insistencia termina por colmar la confianza de los muchos seguidores con que aún cuentan, pero lo cierto es que el presente de su carrera requería de una maniobra, y la escogida basta para concederles un extra que prolongue el privilegio de su actual posición.