«Todos los raros fuimos al concierto»

01 Nov

javi-y-sergio-the-bandComo cantaban Love Of Lesbian en «Club de Fans de Jon Boy», Sergio Andrés Cabello (Logroño, 1973) y Javier Castro Senosiain (Vitoria, 1973), son de los raros que fueron al concierto. En esta página, los dos autores disertarán sobre la música que más les gusta: rock, pop  rock, soul, etc. Siempre desde un prisma divertido y sin pretensión de sentar cátedra. Y sí, podéis llamarles «raros», «freaks» e incluso «snobs». «Porque no todos oímos lo mismo» (José Menéndez dixit)

Fotografía cortesía de Javi Muro (Spoonful Magazine)

«Supernatural» y el retorno de Santana muy bien acompañado

19 Ago

En el binomio 1999-2000, en la frontera del nuevo siglo, la música popular tuvo un invitado insospechado entre sus protagonistas más destacados. Era una época en la que todavía se vendían muchos CDs, las radios y los vídeos eran muy importantes para la visibilidad de un artista. Las ventas podían contarse por millones y nuestro protagonista casi llega a los veinte en todo el mundo, una barbaridad incluso para la época. En 1998, Carlos Santana contaba con 51 años, su banda Santana había sido incluida en el Rock and Roll Hall of Fame pero era una leyenda. Guitarrista inconmensurable y talentoso, creador del «Rock Chicano», Carlos Santana y su banda habían fusionado el Rock and Roll con los sonidos latinos y con presencia del Blues, el Jazz e incluso lo que sería después la etiquetada como World Music. Presentes en la primera edición de Woodstock en 1969, a partir de su segundo disco, Abraxas (1970), llegarían unos años 70 en los que estaban en primera línea con canciones como las versiones de «Black Magic Woman», la icónica «Oye como va», entre otras. Santana tenían un sonido muy reconocible y la guitarra de Carlos Santana era la protagonista aunque no absoluta porque también tenían una presencia destacadísima las percusiones. Sin embargo, Santana no tuvo unas décadas de los 80 y 90 del siglo XX especialmente relevantes. No pararon de publicar discos, mientras la formación también iba cambiando de integrantes y seguía girando. En 1992 ya no estaban en Columbia, su sello de toda su carrera hasta el momento, y ficharon con Milagro (1992) por Polydor. Desde entonces, no habría ningún disco con material nuevo de Santana hasta 1999 con el Supernatural que nos ocupa. Por allí apareció uno de los grandes ejecutivos de la industria discográfica, Clive Davis, que había sido el primero que confío en Santana cuando los fichó para Columbia, y surgió el proyecto de un disco colaborativo con algunos de las principales bandas y artistas del momento y que publicaría Arista. Santana serían acompañados por numerosas estrellas del momento lo que le daba una mayor visibilidad al disco, pero no creo que intuyesen el impacto del mismo con los números 1 de «Smooth» y «Maria Maria». Esas dos canciones, y en el ámbito hispanohablante «Corazón espinado», pusieron en el mapa un gran disco con una lista de colaboradores y colaboradas de diferentes estilos que, bajo el paraguas del inconfundible estilo de Santana, lograron un grandísimo éxito.

El disco comienza con un «(Da Ya) Yaleo» que es una gran canción representativa del eclecticismo de Santana, con la guitarra de Carlos Santana destacando junto a la percusión y a los vientos del final, quedando la parte vocal para Tony Lyndsay, vocalista durante muchos años de la banda. En «Love of My Life» son Dave Matthews y Carter Beafourd de la Dave Matthews Band, que entonces estaban en la cima de su popularidad, para dar lugar a un medio tiempo intenso. El mismo camino sigue con «Puts Your Lights On» con Everlast, aunque en este caso el sonido se endurece. En «Africa Bamba» apuesta por la fusión de estilos, canción cantada en español que fue compuesta junto al artista senegalés Touré Kunda. Y llega el turno de «Smooth», un hit incontestable con un Rob Thomas de Matchbox Twenty que entonces eran uno de los grupos más destacados. La canción dio con todas las teclas, ascendiendo en intensidad y con percusiones y vientos sobresaliendo. Pero mi debilidad del disco es «Do You Like the Way» en la que Lauryn Hill devuelve colaboración tras la presencia de Carlos Santana en The Miseducation of Lauryn Hill (1998). Hip Hop, Soul y Rock se unen en una grandísima canción en la que también está CeeLo Green, muy intenso en su interpretación. El otro hit del disco fue una «Maria Maria» que contó con la participación en la composición y producción de Wyclef Jean y con las voces de The Product G&B, también asociados a Jean. Es una canción que vuelve a mezclar elementos del Hip Hop y lo hace también de forma brillante, con protagonismo para esa guitarra española que marca el tempo de la canción.

En la segunda parte, el inicio es para «Migra» que también destaca por su eclecticismo. Además de la guitarra omnipresente de Carlos Santana y de las percusiones, aparece el acordeón y la canción contó en su composición con la participación de todo un Rachid Taha. Le sigue una convincente «Corazón Espinado» con los mexicanos Maná que también tuvo su éxito en nuestro país, también era la época en la que Maná habían logrado ser una de las bandas más importantes de la música en español. Eagle-Eye Cherry, hijo de Don Cherry y hermano de Neneh Cherry, era una de las estrellas emergentes del momento, tenía una carrera prometedora que se quedó a medio camino, pero tuvo su hueco en Supernatural con «Wishing It Was», una canción que también apuesta por sonidos más contemporáneos y que también funciona. El cierre del disco es para tres canciones como la instrumental «El Farol», basada en todos los elementos que conforman el sonido de Santana; la pausada «Primavera», que llega incluso a tener un punto de la Bossa Nova; y «The Calling», con el «duelo» de guitarras entre Carlos Santana y Eric Clapton que va aumentando en intensidad a medida que discurre la canción. El disco tiene una canción escondida, «Day of Celebration», en la que destaca la guitarra española del comienzo.

«Smooth», «Maria Maria» y «Corazón Espinado» pueblan esos meses de tránsito de 1999 a 2000 pero no debemos quedarnos sólo con estos singles. Supernatural es un gran disco que cuenta con muchas canciones destacadas y, veinte años después, sigue sonando fresco. Santana se puso de moda y, en 2002, los mismos protagonistas, Santana y Clive Davis, reclutaron otra nómina de colaboradores para la continuación de Supernatural, titulada Shaman, pero ni la lista era tan destacada ni las canciones tan potentes. Disco todavía más ecléctico si cabe, destacaba una Michelle Branch con «The Game of Love» que ascendería alto en el Billboard. Junto a ella, Seal, Macy Gray, P.O.D., Chad Kroeger de Nickelback, Dido, Ozomatli y, cerrando el disco, Plácido Domingo. Sus ventas fueron claramente inferiores, no llegó a los cuatro millones aunque sí que el disco fue número 1 en Estados Unidos. Santana volvieron a un segundo plano pero no dejó de lado la fórmula que le devolvió a la primera línea con All That I Am (2005) en el que, bajo la producción de nuevo de Davis, aparecieron Branch, Big Boi de Outkast, Mary J. Bigle, Steven Tyler de Aerosmiht, will.i.am de The Black Eyed Peas, Kirt Hammet (Metallica), Joss Stone o Los Lonely Boys, entre otros. A partir de ese momento, su ritmo discográfico es menor y en 2019 vuelven a ser noticia con la publicación de un sorprendente Africa Speaks, una mirada hacia el continente africano con la producción de Rick Rubin y la española Concha Buika a las voces, y componiendo buena parte del disco. Este trabajo ha logrado un amplio reconocimiento de la crítica y, las canciones que hemos escuchado, suenan muy bien, así que lo tenemos en nuestra lista. Pero fue Supernatural uno de los puntos de inflexión clave en la carrera de Santana, y veinte años lo hemos recordado.

The Raconteurs, «Help Us Stranger»

16 Ago

No podía fallar. Después de la extrañeza que causó con su último trabajo en solitario (‘Boarding House Reach’, 2018), y tras anunciar el regreso de The Raconteurs tras más de diez años de silencio, era inconcebible una decepción que, de ocurrir, hubiera minado la admirada consistencia creativa de Jack White. Porque en todos sus proyectos hasta la fecha tiene trabajos brillantes: desde los seminales The White Stripes, pasando por The Dead Weather hasta sus discos en solitario. Pero no sería justo centrar el mérito de este nuevo trabajo en el genio de Detroit, si acaso la habilidad de haber sabido reunir en torno a sí otros tres portentosos músicos como Brendan Benson (al que hemos perdido la pista, ¿para cuándo un nuevo trabajo en solitario?), Jack Lawrence al bajo y el batería Patrick Keeler. Y es que lo que habían hecho estos cuatro individuos en sus dos únicos trabajos hasta la fecha eran palabras mayores y reeditar el nivel de entonces suponía un verdadero reto, superado de sobra en este ‘Help Us Stranger’ que parece obviar los años que lo separan del resto para prolongar la estela de aquéllos.

Grabado en los estudios de Jack White en Detroit (Third Man Records), y ayudados ocasionalmente a los teclados por Dean Fertita (Queens of the Stone Age), otro habitual de los proyectos de White, en esta nueva entrega vuelven a lucir las guitarras a base de riffs increíbles y también la labor de Keeler a las baquetas. Las composiciones están firmadas por la dupla White-Benson y la producción corre a cargo de la banda al completo. El liderazgo vocal también se reparte entre White y Benson, a excepción del afilado y rítmico folk Help Me Stranger que interpretan a dos voces. Benson canta Only Child, una de las piezas más pausadas que mezcla los instrumentos tradicionales con teclados y sintetizadores, una Somedays (I Don’t Feel Like Trying) en la que combinan perfectamente la calma y la desmesura que la cierra sobrada de energía, el soul eléctrico y sobrado de emoción Now That You’re Gone y la fría e imparable descarga de guitarras poderosas que es Live a Lie.

El resto son para la voz de White: desde el retumbante inicio con Bored and Razed, veloz y duramente rítmico, además del coreado acelerón a lo Jimmy Page de Don’t Bother Me o la guiada por el piano para que guitarras y tambores la relanzen inevitablemente, Shine the Light on Me. La destreza rítmica de Keeler junto a un riff irreprimible impresionan y menean Hey Gyp antes de que otro genial y acaparador riff sostenga Sunday Driver. El cierre lo componen un blues escuálido y directo, con la inconfundible huella guitarrera de White, What’s Yours Is Mine, y el cierre tradicional y de cálida acústica Thoughts and Prayers.

Una vez más queda claro que White está hecho de una pasta de otra época y que sabe actualizarla como nadie; si a ello sumamos el enorme talento de Benson y la contundencia que la sección rítmica sabe mantener a lo largo de todo el disco, resulta más que digna esta añorada reaparición. Un trabajo que desborda energía con calculados medios, un moderno catálogo de sonidos de raíz que vuelve a situarlos sin remedio en la cabeza del rock estadounidense.

Little Steven and The Disciples of Soul, «Summer of Sorcery»

14 Ago

Steven Van Zandt es uno de los iconos principales del universo de Bruce Springsteen y la E Street Band. Junto con el fallecido Clarence Clemons, representa la imagen de camaradería y comunidad que genera Springsteen, y en el caso de Van Zandt mucho más al ser amigo desde los inicios de sus carreras. Van Zandt abandonó a la E Street Band en 1983 para profundizar en su carrera en solitario, que no alcanzó un gran éxito, a la par que continuaba con sus labores de producción, composición, etc. Además, ¿quién no lo recuerda como Silvio Dante en Los Soprano donde también se notaba su mano en la musica? En 1995 volvió puntualmente la E Street Band para el recopilatorio Greatest Hits y, en el retorno definitivo de 1999, Van Zandt confirmó su reintegración plena en la formación. Desde entonces, y con la errática carrera de Springsteen, especialmente en la última década, a Van Zandt se le ha identificado como el «guardián de las esencias», de ese sonido que Springsteen creó en sus orígenes, deudor del Rock ‘N’ Roll más primigenio, del Soul, etc. Van Zandt recurre al mismo en su carrera en solitario, ya lo vimos en su vuelta a su carrera en solitario con Soulfire (2017) que ya comentamos aquí y que venía a ser una recopilación de canciones que Van Zandt había escrito o coescrito para otros. Ahora, en 2019, regresa como Little Steven and the Disciples of Soul y Summer of Sorcery (por cierto, sus dos primeros discos en los ochenta del siglo XX fueron firmados de la misma forma), conformando un numerosísimo combo (diecisiete músicos, incluido Van Zandt) con coros, vientos, percusión, etc., que dota a su música de un sonido grandilocuente y animadísimo, bebiendo de esas fuentes que decíamos hace unas líneas. Es un disco que entra fácilmente pero, claro, por momentos se resiente, y de nuevo Van Zandt tira de una producción por momentos excesiva y con gusto por algunas variaciones en algunas canciones que restan. Por cierto, que también hay que volver a destacar el diseño de la portada y del disco, en fin, gustos son colores.

Comienza con una «Communion» muy luminosa, con un tono Soul pero de nuevo excesiva en la producción, como si hubiese dos canciones en una. A continuación, «Party Mambo!» apuesta por ritmos latinos y festivos, una canción que gana con las escuchas. «Love Again» es una de las mejores canciones del disco, lo que vendría siendo el sonido que tenían en la primera mitad de los 70 con el poso del Rock ‘N’ Roll más tradicional y la incorporación del inevitable Soul. En «Vortex» incorpora cuerdas y se traslada hacia sonidos más Funk e incluso de la «Blaxploitation» de los 70, convence y cuenta con unos vientos poderosísimos. Con «A Word of Our Own» sigue buceando en las raíces del Rock ‘N’ Roll de los 50 y 60 aunque aquí fallaría un poco su voz y gana en el lado más orquestal de la canción. «Gravity» gira hacia un endurecimiento del sonido.

La segunda parte del disco comienza con «Soul Power Twist» y retorna a lo que mejor se le da, como en «Love Again», siendo otra de las canciones relevantes del disco. No abandona esa vía en «Superfly Terraplane», aunque es más rockanrolera y regresa a ese intento de meter varias canciones en una, mermando la calidad de la misma. Sorprende el sonido a lo Willy DeVille de «Education» y con «Suddenly You» aparece una de las canciones más diferentes del disco, un tema intimista y minimalista, con una instrumentación limitada, con la voz de Van Zandt susurrante y una trompeta de contrapunto. En «I Visit the Blues» tampoco «engaña», hace un Blues pesado y poderoso, con mucha fuerza en las guitarras y con los vientos irrumpiendo. Y cierra con la nostálgica «Summer of Sorcery», es de los pocos momentos en los Disciples of Soul parecen contenidos, aunque la canción va creciendo para darle un tono un tanto más épico.

No cabe duda que Steven Van Zandt disfruta de la música y que sigue encontrándose a gusto en ese sonido de sus comienzos. Obviamente, tiene sus limitaciones pero es un disco para disfrutar y acompañado de una poderosa banda como The Disciples of Soul.